Zamora con los brazos abiertos

El colegio Santísima Trinidad se estrena como centro de acogida Erasmus recibiendo a estudiantes franceses interesados en su programa de educación y gestión ambiental

Arriba, alumnos y familias despiden a los franceses en la estación de trenes de Zamora. A la izquierda, una de las visitas para conocer los productos de la tierra. | Cedidas

Arriba, alumnos y familias despiden a los franceses en la estación de trenes de Zamora. A la izquierda, una de las visitas para conocer los productos de la tierra. | Cedidas / B. Blanco García

Beatriz Blanco García

Beatriz Blanco García

El proyecto de educación y gestión ambiental Los Guardianes del Duero, con el que lleva trabajando desde hace varios cursos el colegio Santísima Trinidad-Amor de Dios, llamó la atención a los alumnos del centro Saint Pierre de Briec, al norte de Francia. Esa fue la razón por la que solicitaron una visita a través del programa Erasmus Plus, convirtiendo al colegio zamorano en centro de acogida.

“Como ellos también tienen un programa de educación y gestión ambiental, se sintieron atraídos por la posibilidad de ver cómo funciona nuestro programa en el colegio”, explica el director pedagógico, Luis de Mena.

Visita desde Francia

Tras las gestiones pertinentes, nueve alumnos franceses —junto con tres profesores— viajaron hasta Zamora, donde fueron recibidos por varias familias del colegio que los acogieron durante una semana.

Con los brazos abiertos

Con los brazos abiertos / B. Blanco García

Por delante tenían una semana con un programa repleto de actividades de todo tipo, no solo relacionadas con el programa de gestión ambiental, y en la que participaron alumnos desde 6º de Primaria hasta 4º de la ESO, que eran los cursos que estudiaban los visitantes.

El Duero se convirtió en el hilo conductor de esos días, sobre todo en lo referente a las salidas culturales. Toro fue su primer destino, donde conocieron todo el proceso del vino, visitando alguna bodega y viñedos de la zona. Tampoco se perdieron el crucero medioambiental que les enseñó toda la naturaleza de Arribes del Duero desde Miranda do Douro, sin olvidar la obligada visita a Sanabria, para visitar el Lago y algún paraje más de esta comarca en el norte de la provincia.

Erasmus en el colegio Santísima Trinidad.

Erasmus en el colegio Santísima Trinidad. / Cedida

Actividades en el colegio

Los días que los estudiantes extranjeros permanecieron en el colegio se aprovecharon para desarrollar diferentes actividades más vinculadas al programa de Los Guardianes del Duero. “Les enseñamos cómo los alumnos analizan el agua del río y organizamos también una jornada de basuraleza para limpiar un paraje cercano al colegio”, pone como ejemplos de Mena. También les dio tiempo a enseñar a los visitantes su experiencia de calidad de aprendizaje basado en el juego y a todo ello se añadió el trabajo de inclusión que se hace en este colegio zamorano, con atención a la diversidad a través de herramientas digitales. “Este fue uno de los programas que más les llamó la atención”, reconoce el director pedagógico.

Erasmus en el colegio Santísima Trinidad.

Erasmus en el colegio Santísima Trinidad. / Cedida

La oferta de francés como segunda lengua en este colegio zamorano también fue una baza importante para los visitantes. “Ellos tienen el castellano en su centro como segunda lengua, y junto con el inglés, se creó en estos días una especie de idioma universal en el que todos se entendían, ayudados a veces por dispositivos digitales”, asegura el director pedagógico.

Hogares abiertos

Especial agradecimiento hay desde el centro a las nueve familias que abrieron las puertas de sus hogares a estos alumnos extranjeros. “Fue una gran oportunidad para ellos”, asegura de Mena, quien también reconoce que el éxito de esta nueva vivencia ha sido posible a la capacidad de adaptación del profesorado “para mover la estructura pedagógica en estos días y así poder desarrollar todos los talleres que hemos organizado”. En definitiva, una semana “enriquecedora para todos, porque nos abre los ojos a otras iniciativas que se están realizando”, valora.

Erasmus en el colegio Santísima Trinidad.

Erasmus en el colegio Santísima Trinidad. / Cedida

En definitiva, la primera experiencia con el programa Erasmus Plus ha sido más que satisfactoria para el colegio Santísima Trinidad. Una experiencia que piensan repetir muy pronto, ya que acaban de presentar su propuesta para este programa europeo con el objetivo de que, dentro de poco, también sus alumnos puedan tener la experiencia de vivir y aprender unos días fuera de España.

Suscríbete para seguir leyendo