Cierre del Museo: Resurrección, Vera Cruz, Borriquita y Congregación trasladan sus pasos

Borriquita, Elevación y Agonía tienen problemas para acceder a San Vicente y la panera de La Mañana

Decenas y decenas de semanasanteros se han reunido la mañana del sábado para ver cómo eran trasladados los pasos de la Cofradía de la Resurrección, de la Cofradía de la Santa Vera CruzCofradía de Jesús Nazareno desde el Museo de Semana Santa a sus nuevas casas.

Los primeros en abandonar su “casa” fueron los pasos de Resurrección. La Virgen del Encuentro y el Resucitado regresaron a los barrios bajos tapados y portados sus cargadores. Las dos imágenes han sido situadas en la iglesia de San María de La Horta en la entrada a la izquierda.

Cientos de personas

Cientos de personas en las inmediaciones del Museo de Semana Santa / J.L.F.

La plaza de Santa María La Nueva estaba llena de semanasanteros y familiares de cargadores alrededor de las diez de la mañana, la hora a la que estaban citados los cargadores de Vera Cruz y Jesús Nazareno.

El reloj se acercaba a las diez y media cuando nuevamente la puerta del Museo de Semana Santa volvió a abrirse con el paso de la Santa Cruz de fondo. En cuestión de segundo el paso abandonó el espacio museístico al ritmo marcado por un tambor rumbo a San Andrés. El mismo protocolo se repitió con Coronación de espinas y Flagelación. Después de unos minutos salieron Prendimiento, Oración del huerto, que no llevaba las ramas de olivo, y finalmente Lavatorio hacia el templo del Seminario.

Su avance por la Plaza Mayor llamó mucho la atención de turistas e incluso en la calle San Andrés muchos zamoranos salían de los establecimientos para verlos. Entre ellos las clientas de una peluquería que aprovecharon para fumar y comentar que “es un verdadero lujo verlos así sin las flores y sin gente”.

Poco a poco accedieron los pasos accedieron a San Andrés. Antes de encarar el arco del templo les situaban unas ruedas en las patas de las mesas y los cargadores de atrás iban avanzando a las órdenes dadas por los responsables de la cofradía e incluso en alguno de los pasos situaron cartones en ambos laterales para impedir que la mesa se rozara dado que accedía con dificultad, como el caso de el Prendimiento o Coronación por sus dimensiones.

También con mucha dificultad accedió a San Vicente el paso de la Borriquita. El problema residía en esquivar la verja del templo con la estrechez de la calle y las dimensiones del paso. Tras más de un cuarto de hora de trabajo y de directrices por parte del jefe de paso e incluso de algún cargador que salió para ayudar, la imagen pudo entrar gracias al esfuerzo de los hermanos de carga, entre los que se encontraba de manera voluntaria la propia presidenta de la Junta pro Semana Santa.

Cuando los pasos de Vera Cruz prácticamente estuvieron ya acomodados en San Andrés, los cargadores fueron regresando al Museo de Semana Santa para ayudar si era necesario para complementar las plantillas de los grupos escultóricos que procesionan en la Cofradía de Jesús Nazareno.

El primero en salir fue Jesús Camino del Calvario, conocido popularmente como el Cinco de Copas. “Se extraña que no suene el merlú”, decía uno de los muchos semanasanteros que observaba la salida de los pasos. Tras ellos la Caída, Desnudez y Crucifixión, todos ellos con destino a San Andrés.

VÍDEO | Sin percance, pero con complicaciones: La entrada de este paso de Semana Santa a su nuevo hogar

L.O.Z.

Los últimos en salir fueron Elevación en la Cruz y Agonía que tenían como destino la panera de Jesús Nazareno. El primero avanzaba a buen ritmo hasta la rúa de los Notarios donde la presencia de una farola y de unas balconadas obligo a pasar lentamente. Luego dobló lentamente las curvas hasta alcanzar la calle Chimeneas donde se ubica la panera de Congregación.

El paso accedía lentamente.  Sin problemas salvaron los cargadores el pequeño escalón existente. El grupo avanzaba bien hasta que hubo que introducir la imagen del crucificado que rodaba el saliente del tejado. Como no lograban salvarlo, optaron por elevar el paso adelante. Tras muchos esfuerzos, el paso entró.

VÍDEO | El paso de la Agonía, con complicaciones para entrar en su nuevo hogar

L.O.Z.

También contó con muchas dificultades la Agonía. El grupo hizo un amplio fondo en la calle de las doncellas y emprendió los últimos metros con la cruz situada en la parte delantera. Poco a poco los cargadores fueron caminando y haciendo avanzar el paso. Empezaron a bajarse para facilitar el acceso de la cruz y de repente los presentes gritaron. El madero rozaba con el hierro del carril de la puerta. Finalmente con pequeños empujones sortearon la estructura.

Ya con el paso a ruedas lo iban a situar en paralelo a Elevación, pero como rozaba la estructura de metal del techo tuvieron que girarlo para evitar una colisión.