La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Francisco José Alonso

Asistencialismo y capitalismo

Un modelo bien distinto tendríamos si los objetivos de la producción no fueran la mera ganancia

OPINIÓN

"El asistencialismo es la acción o conjunto de acciones que llevan a cabo las instituciones estatales, con la finalidad de prestar socorro y ayuda a los individuos o grupos de individuos en condiciones de vulnerabilidad, de manera temporal o permanente". Está basado en el principio de la magnanimidad-caridad, es decir en la compasión y lástima, limosna que se presta a los necesitados en una actitud solidaria de culpa por un capitalismo salvaje que se practica y explota al ser humano.

El capitalismo es el modelo político-económico que predomina en el funcionamiento de nuestros países. Su lógica y "coherencia" se centra irreductiblemente en la búsqueda esforzada del lucro y la acumulación de beneficios, sobre la base de la expoliación de la producción del trabajo de otros.

Un modelo bien distinto tendríamos si los objetivos de la producción no fueran la mera ganancia, sino la satisfacción de las necesidades sociales y el bienestar de la sociedad, no hay duda que garantizaría una mejor fraternidad entre los seres humanos.

Ya nos decía el economista y filósofo escocés del siglo XVIII Adam Smith "el mercado es incompatible con la ética, porque cualquier acción moral voluntaria contradice las propias reglas del mercado y simplemente termina por desplazar al empresario moralizante".

El capitalismo hoy va camino de tener consecuencias negativas para la sociedad, poniendo en peligro la paz y convivencia pacífica.

Debido a la creciente debilidad de los Estados, una mayor desigualdad social, como consecuencia de una concentración de la riqueza y control de los medios de producción por parte de grupos muy reducidos de la población y la cesión de los recursos naturales a grandes corporaciones trasnacionales y Estados autocráticos ligados al petróleo.

Ejemplos tenemos a docenas recientemente la compra del 9,9 % de la Compañía Telefónica de España por parte de un Gobierno autócrata, poniendo en peligro la seguridad nacional al tener acceso a documentos y decisiones estratégicas del Estado.

Hoy no podemos permitir, hay que poner un control y revertir las grandes inversiones que se han producido y poner freno a las venideras ya que están siendo los Estados aportados de poder tomar libremente las decisiones que sean mejores para sus países. Están comprado a precio de ganga las empresas punteras y de seguridad para los Estados.

Donde desembarcan las fortunas del los petrodólares con el apoyo como siempre de los colaboracionistas que no tienen una patria, su única patria es el enriquecimiento personal, viviendo al servicio del mejor pagador.

Se requieren Estados que, aún capitalistas, operen decididamente como reguladores y garantes del interés general de la sociedad, y en particular de los sectores más vulnerables, por encima de los intereses privados de los sectores del capital

decoration

Tengo que señalar la gran inquietud en el CNI por el desembarco saudí en Telefonía, "El ficho ya está dentro" en un informe reservado par los miembros del Gobierno de España. Esta operación por parte de los Gobiernos autócratas forma parte de una estrategia a gran escala. Todo ello con la cooperación de los colaboracionistas que venden a la Patria por dinero.

Se requieren Estados que, aún capitalistas, operen decididamente como reguladores y garantes del interés general de la sociedad, y en particular de los sectores más vulnerables, por encima de los intereses privados de los sectores del capital y poner freno a los Estados autócratas que basándose en su Petróleo compran a tantos colaboracionistas.

La misión de España en la ONU se negó a recibir a una delegación canaria que intervino y defendió al pueblo saharaui ante la IV Comisión de Política Especial y Descolonización de Naciones Unidas. Celebrada los días 4,5 y 6 de octubre, que denuncio a España por el incumplimiento de sus obligaciones y responsabilidades como potencia administradora del Territorio No Autónoma del Sáhara Occidental (TNA) con la población saharaui y el proceso de descolonización.

La delegación canaria insistió en su intervención en que la guerra existente en el territorio se debe a la violación del alto el fuego realizado por Marruecos, la persistente agresión a los Derechos Humanos de la población saharaui y la acción de aniquilamiento que ejecuta Marruecos en el territorio ocupado del Sáhara Occidental, así como el encarcelamiento de defensores de DDHH y las condenas a cadena perpetua de los presos políticos saharauis.

Compartir el artículo

stats