Casi 2.500 contribuyentes de la provincia de Zamora se ahorran 11 millones de euros desde la eliminación del impuesto sobre donaciones. La supresión del tributo por la Junta s remonta a mayo de 2021 y ha beneficiado hasta el momento a 29.780 vecinos de Castilla y León con un importe medio de bonificación de 7.317 euros.

La medida ha permitido reducir al 99% el coste fiscal al que se encuentran sometidas las adquisiciones de bienes y derechos por herencia o donación entre familiares directos, cónyuges, descendientes y ascendientes.

Por provincias

  • Ávila: 2.102 contribuyentes los que se han ahorrado 8,7 millones de euros.
  • Burgos: 4.506 contribuyentes, por valor de 33 millones.
  • León: 5.429, con un ahorro de 43,6 millones de euros.
  • Palencia: 2.021 contribuyentes, que se han ahorrado 14,2 millones.
  • Salamanca: 3.752 por 37,8 millones.
  • Segovia: 2.280 por 15,3 millones
  • Soria: 1.368 beneficiarios por 7,5 millones
  • Valladolid: 5.877 con un ahorro de 46,5 millones de euros.
  • Zamora: 2.445 contribuyentes de Zamora que se han ahorrado 11 millones.

Con la supresión del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, la Junta "ha seguido avanzando en el desarrollo de una política fiscal moderada y justa con bajadas de impuestos para favorecer el crecimiento económico y el empleo y, al mismo tiempo, apoyar a las familias, autónomos, pymes y medio rural con una fiscalidad favorable", inciden desde la Junta de Castilla y León

Mejora de la competitividad fiscal

La bonificación del 99% del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones de la Junta ha supuesto "una mejora de la competitividad fiscal de la comunidad". De hecho, Castilla y León "es la autonomía que más ha avanzado en 2021 en el Índice Autonómico de Competitividad Fiscal, consolidando su posición en 2022".

Otras bajadas tributarias

Las rebajas impositivas aplicadas por la Junta de Castilla y León se completaron en 2022 con la aprobación de la Ley 2/2022, de 1 de diciembre, de Rebajas Tributarias en la comunidad.

Además, mejora el tipo reducido en la transmisión de inmuebles destinados a ser sede social o centro de trabajo hasta el 2%, frente al 8% general; y como apoyo a la continuidad de la actividad agraria, aprueba un tipo reducido del 4% frente al 8% general, en la transmisión de explotaciones agrarias prioritarias.

Asimismo, implica una bonificación del 100% en los arrendamientos de fincas rústicas a agricultores profesionales; la minoración de cuotas de la tasa en materia de industria; la bonificación del 100% de la tasa general por licencia de caza y pesca, así como la tasa en materia de transporte por carretera y por la prestación de servicios veterinarios.