El programa de actuaciones de depuración de poblaciones de entre 500 y 2.000 habitantes planifica 20 depuradoras en la provincia de Zamora con una inversión de 12 millones de euros.

Así lo ha confirmado el consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, durante la visita a la estación depuradora de agua residual (EDAR) de Villamor de los Escuderos, primera de la provincia de Zamora y de Castilla y León en entrar en funcionamiento a través de dicho programa.

La Junta, a través de la sociedad pública Somacyl, ha invertido en las obras del emisario y la estación depuradora de aguas residuales de Villamor de los Escuderos una partida de 419.595 euros, cofinanciada en un 40 % por la Junta, otro 40 % por la Diputación y el 20 % restante por el Ayuntamiento.

El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, que ha estado acompañado por la alcaldesa, Maribel Escribano; la delegada territorial, Leticia García o el diputado de Medio Ambiente, Javier Faúndez, ha destacado el importante avance de la depuración en Castilla y León. El consejero ha afirmado en Villamor que el objetivo de la Junta es que "todas las aguas residuales en Castilla y León estén depuradas en esta legislatura".

Caudal

La EDAR está diseñada para una población de 504 habitantes equivalentes, con un caudal medio diario de 86,4 metros cúbicos y un caudal punta de 3,5 litros por segundo.

La de Villamor de los Escuderos es una de las 250 depuradoras planificadas en la Comunidad en el marco de este programa, que cuenta con un prepuesto inversor de 125 millones de euros de los cuales 12 corresponden a la provincia de Zamora.

Las actuaciones realizadas en este municipio de la comarca de La Guareña han incluido, además de la construcción de la nueva estación depuradora de aguas residuales, intervenciones en la red de saneamiento, con el fin de eliminar infiltraciones de agua limpia que, de no ser suprimidas, disminuirían el rendimiento de la nueva depuradora y supondrían un sobrecoste en el proceso de depuración.

Tramos

Se ha actuado en los siguientes tramos: Tramo carretera ZA-602-Cruce travesía de la iglesia, de 370 metros, que comienza con un colector de diámetro 315 mm y finaliza en 500 mm. Además, se han realizado pozos de registro en los quiebros del colector y cada 50 metros como máximo en los tramos rectos, para permitir tanto un correcto funcionamiento como mantenimiento.

Fuente en calle Caños, inicialmente conectada en superficie con la red de saneamiento. Se ha ejecutado, mediante tubería de PVC de 315 mm, un colector que conduce hasta el arroyo Carreteros.

Prolongación del emisario, encargado de llevar todas las aguas residuales del municipio hasta la nueva instalación de depuración. Se compone de una nueva tubería de PVC compacto de 315 mm de diámetro y de 217 metros de longitud y una pendiente media del 1,6 % y los pozos de registro necesarios para su correcto mantenimiento. La profundidad media de la rasante es de 1,50 metros, asegurando en todo el trazado un recubrimiento mínimo de 1 metro sobre la generatriz superior del tubo.

Además, ha sido necesaria la ejecución de todas aquellas obras accesorias necesarias para el correcto funcionamiento de la planta, como obras de urbanización, acometidas, instalación eléctrica, emisario de vertido, etc.

Para el suministro energético de la planta se ha diseñado un sistema autónomo, formado por módulos fotovoltaicos capaces de suministrar durante el periodo diurno la potencia demandada por la nueva instalación, así como de cargar el sistema de baterías que permite el funcionamiento de la planta en aquellas horas en las que la radiación solar no es suficiente (horas nocturnas y episodios severos de cielo cubierto).

La instalación cuenta, a modo de garantía de funcionamiento, con un generador diésel, que permitiría el abastecimiento eléctrico en caso de avería del sistema autónomo o no disponer de forma reiterada de la suficiente energía solar.

Las tecnologías empleadas se caracterizan por un bajo impacto visual y reducido coste energético de explotación; los procesos internos están totalmente automatizados, lo que permite su control en remoto.

Plan de actuaciones

En la actualidad, de estas 250 depuradoras previstas en las nueve provincias de la Comunidad, 3 en explotación, 65 obras en ejecución, 13 en fase de licitación, 38 en proyectos redactados, 98 en redacción y el resto en análisis.

En la provincia de Zamora, en convenio con la Diputación, la Junta trabaja en la ejecución de 20 depuradoras, de las que tres obras están en fase de explotación; 11 obras están en fase de ejecución; tres obras están en fase de licitación; dos con proyecto redactado y pendiente de convenio, y una en fase de redacción de proyecto.

Cero aguas sin depurar

La Junta prevé formalizar en este primer trimestre los nuevos protocolos con las diputaciones para abordar actuaciones de depuración de aguas residuales en el tramo de poblaciones inferiores a 500 habitantes equivalentes.

“Estas infraestructuras hidráulicas son sólo el inicio del amplio proyecto de depuración que desarrolla la Junta de Castilla y León para dar servicio a los pequeños municipios de Castilla y León, con poblaciones entre 500 y 2.000 habitantes equivalentes, en el que seguimos trabajando en coordinación con las nueve diputaciones provinciales”, ha señalado el consejero.

Quiñones ha insistido en que todas estas actuaciones buscan conseguir el “objetivo de cero aguas sin depurar”, reto que la Junta de Castilla y León “está dispuesta a conseguir poniendo en marcha a lo largo de esta legislatura el nuevo programa de depuración de los núcleos de población de menos de 500 habitantes equivalentes”.