Puebla de Sanabria recupera su luz un año más. El encendido de las luces navideñas ha llegado de la mano del frío, algo que no ha frenado la aglomeración de cientos de visitantes que no han querido perderse el navideño espectáculo, ya convertido en tradicional.

El casco antiguo ya luce sus mejores galas, y aunque mantiene su dorado característico –casi ya una tradición– ha decidido renovarse. En esta ocasión ya no reposa sobre el cielo el letrero de la marca de chocolates de años anteriores. En su lugar, un letrero gigante desea a todos los visitantes “Feliz Navidad”. Un total de 1.400 metros de línea, o cordón, han dado forma al pino navideño.

Puebla: referencia navideña

Han sido muchos los que se han acercado al encendido de las luces. Y es que la magia más navideña ha regresado a Sanabria por todo lo alto, fruto del esfuerzo de una villa por convertirse en un lugar de referencia.

Teñida de oro, Puebla de Sanabria se prepara para acoger visitas no solo de la provincia, sino también de toda la región y Portugal, personas que atraídas por la luz, no reparan en emprender el camino a esta villa declarada de interés cultural, el punto dorado, reluciente y más brillante de la provincia que no renunciará a ser el centro de atención hasta el fin de las fiestas.