La sede administrativa del Ayuntamiento de Benavente ha albergado esta mañana una concentración de condena y repulsa por el asesinato machista de una mujer y su hija de ocho años por su pareja, que tenía antecedentes por una relación anterior.

Una treintena de personas se ha concentrado delante de la fachada del edificio municipal y ha guardado un minuto de silencio respondiendo al llamamiento de la Federación Regional de Municipios y Provincias.

El alcalde de Benavente, Luciano huerga, ha expresado su condena por el suceso. "No se puede consentir ni aguantar, y sobre todo no se puede negar ni banalizar", ha dicho en una breve manifestación a los medios.