Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Encarna Pámpanas Psicóloga

“El género no debería condicionar las estrategias para regular las emociones”

“Tenemos que saber que alguna vez tenemos que decidir y renunciar a algo que nos gusta, darnos permiso para fallar, para estar tristes”

Encarna Pámpanas, de pie, durante el taller en Casa Solita. / E. P.

La psicóloga Encarna Pámpanas ha impartido el taller de formación sobre “Regulación emocional, salud y mujer” realizado en el Centro Cultural Soledad González, dentro de la programación municipal que se desarrollará entre las jornadas del 25 N y el 8M, del Plan Municipal de Igualdad entre Hombres y Mujeres. El de ayer es el segundo taller de los cinco previstos en el ciclo. Talleres muy dinámicos que se centran en el desarrollo emocional. Cómo funciona la emoción, conocer las obsesiones o el agrado, son algunos temas.

–¿Qué es la regulación emocional?

–La regulación emocional fundamentalmente se dirige a tener las herramientas para saber reaccionar ante emociones abruptas. Hay una forma de regularlas que es sabiendo controlar los pensamientos intrusivos, aprender a responder ante una situación que nos provoca una emoción bastante intensa y a la que solemos dar una respuesta inmediata y nos causa un malestar o problemas. Todo ello se aprende a regular. Regular la emoción quiere decir saber controlar, dentro de las medidas de cada una, la respuesta que vas a dar, por lo menos para que no te afecte en tu manera de vivir lo cotidiano.

–¿Cuáles son las dificultades que nos podemos encontrar a la hora de hacer uso de esas herramientas?

–Para utilizar las herramientas lo primero que hay que hacer es conocerlas y saber que las tenemos. La primera dificultad es que creemos que siempre tenemos que responder a todas las cosas que nos pasan inmediatamente. Entonces conocer que podemos dar un margen de respuesta y no va a pasar nada, que vamos a tener un conocimiento más profundo de lo que pasa, saber que alguna vez tenemos que decidir y renunciar a algo que también nos gusta, darnos permiso para fallar, para estar tristes, estar enfadadas.

–¿Cree que es necesario trabajar la autorregulación emocional?

–Es muy importante conocerla y trabajarla. Muchas de las cosas que nos pasan relacionadas con la ansiedad, las prisas, las decisiones que a lo mejor luego no estamos de acuerdo con ellas, tiene que ver con la autorregulación emocional. Como el tema emocional nunca se ha trabajado, parece que con estos talleres se abre una puerta muy importante para ponerlo a disposición para poderlo trabajar.

–Esta iniciativa se incluye en las planteadas por el Ayuntamiento dentro del programa de actividades del Plan de Igualdad con un objetivo claro de concienciación.

–La concienciación es otro de los objetivos. Este ciclo de talleres tiene que ver con la concienciación. Cuanta más concienciación tengamos mejor. Hago hincapié en las mujeres porque siempre se nos ha intentado colgar el sanbenito de que nuestras emociones están más relacionadas con la tristeza, que somos más lábiles emocionales, poderlo reivindicar, conocerlo, es importante.

–¿Las estrategias de la regulación emocional dependen del género?

–Intentaremos que no dependan tanto del género. Culturalmente sí que el género es un estereotipo que intentamos tender a que no nos diferencie. Pero nos ha condicionado a que las mujeres reaccionemos de una manera y los hombres de otra ante la mismas cosas. Es habitual castrar expresiones emocionales a hombres y mujeres. Pero no debería de pasar eso y por eso es tan importante la concienciación, de hombres y mujeres.

–Existen una serie de estereotipos persistentes.

–Estos estereotipos existen mientras exista el patriarcado. Están dados para establecer la desigualdad entre hombre y mujeres. Está bien conocerlos y así podremos manejarlos.

Compartir el artículo

stats