La columna del lector

Como decíamos ayer

23.05.2016 | 00:31

Como diría el místico agustino Fray Luis de León ("decíamos ayer"). Que la política española está llena de corrupción; que los niveles de paro deberían de ser de otra galaxia; que los empleos de los trabajadores son precarios y abusivos, siendo los nuevos esclavos del siglo XXI; y, para más inri, tenemos un gravísimo problema de secesión de varias comunidades autonómicas. Desde el pasado 20D, he venido observando a la política, y a los políticos que nos ha tocado sufrir, y he llegado a la conclusión (como he escrito en más de una ocasión), que la política la dirigen una élite, que no son elegidos por los ciudadanos, sino que, estas oligarquías del siglo XIX que son los partidos políticos, se eligen por sí mismos, es decir; por oportunismo, medración, y estar en el sitio justo en el momento adecuado; muchos ingresan de muy jóvenes en el partido y llegan alto, sin haber pegado un palo al agua en su vida; no les importa, para nada , los problemas de los ciudadanos , lo único que les importa es medrar en su partido y vivir de la cosa pública. Es verdad, "mejorando lo presente", que los ciudadanos no nos hemos preparado en la cultura política como deberíamos, dejando los asuntos de la cosa pública en manos de gestores políticos, cuando la verdadera política la deben hacer los ciudadanos. Creo yo. Pero eso es harina de otro costal y merece un profundo estudio. Las promesas electorales del bipartidismo que nos ha gobernado han sido incumplidas, la inmensa mayoría de ellas. El Partido Popular, amén de la corrupción, ha sido el partido de los recortes sociales, y el de la hucha recaudadora, que ha dejado a los españoles sin agujeros en sus cinturones, y, con su "laissez faire" "déjalo estar que los problemas se solucionan por sí mismos", tiene en peligro la integridad de la nación española. El partido socialista ha abandonado la socialdemocracia que es su estado natural, para lo que fue creado, y que tiene un juego peligroso con su antagonista Podemos, corriendo el riesgo de ser fagocitado por él.

La política española se ha bipolarizado en dos frentes: uno; social-conservador, y otro bolivariano-marxista, por ponerles alguna etiqueta. Ha llegado la hora de exigir a nuestra clase política la ética de la convicción y responsabilidad políticas. Tienen que escuchar a los ciudadanos y llegar al consenso político, y a los acuerdos que las urnas les van a demandar, de lo contrario, deben dimitir, "ipso facto".

Juan María Muradas Martín

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine