Entrevista | Jesús Ángel Alonso Secretario de Enseñanza de UGT Servicios Públicos Zamora

“Ahogan a los docentes con burocracia en lugar de priorizar la educación”

“Castilla y León tiene los mejores maestros y profesores de España, y a la vez los peor pagados, la Junta no nos valora lo suficiente”

Jesús Ángel Alonso en la sede de UGT

Jesús Ángel Alonso en la sede de UGT / B. E.

B. E.

El próximo jueves, 1 de diciembre, se celebran en Castilla y León elecciones sindicales en la enseñanza pública. Los docentes de Zamora están llamados a elegir a sus representantes para los próximos cuatro años. Jesús Ángel Alonso encabeza la lista de UGT, uno de los sindicatos mayoritarios en la provincia.

–¿Está bien dotada de docentes la educación pública en la provincia de Zamora?

–Uno de los mayores problemas que tenemos es que no se invierte suficiente en personal docente para bajar las ratios de alumnos por aula. Durante la pandemia la Junta de Castilla y León se vio obligada a hacerlo, se invirtió en profesorado para desdoblar aulas y fue la mejor experiencia de aprendizaje que yo he vivido en 25 años dando clase. Se notó especialmente en Educación Infantil, hay una gran diferencia entre tener 25 niños por aula a pasar a tener solo 12, puedes dedicar más tiempo a cada alumno y proporcionar una enseñanza individualizada. La pandemia vino a demostrar que la Administración sí podía invertir en una Educación de mayor calidad, pero por desgracia ha dejado de hacerlo. Ahora un profesor está de baja una semana entera y ni siquiera mandan un sustituto, aunque el centro lo solicite.

–¿Cuáles son otros de los problemas que sufre el profesorado?

–Maestros y profesores están tremendamente cabreados con la excesiva carga burocrática. Nos agobian con papeles, papeles y más papeles que nos restan energía y tiempo para dedicar a la cuestión pedagógica, que nos parece mucho más importante. El curso pasado se hizo un borrador de currículum, y este curso lo empezamos con ese borrador, pero la Junta nos exigía que hiciéramos programaciones. ¿Cómo vamos a diseñar programaciones para que luego no valgan para nada si cambian el borrador? Sacaron el currículum definitivo con el curso ya empezado, pero pretenden que entregamos las programaciones en diciembre. La nueva ley de Educación, la LOMLOE, es muy distinta a las anteriores y los docentes están llevando a cabo una labor muy costosa fuera de su horario de trabajo estudiando esta ley y diseñando las programaciones desde cero. La Junta de Castilla y León ni siquiera nos ha facilitado un programa marco, como sí han hecho otras comunidades, ni nos ofrece formación sobre la nueva ley. Hay una dejación de funciones por parte de la Junta, pero otro problema es que en España cambie la Ley de Educación cada vez que cambia el Gobierno. Se necesita un Pacto de Estado por la Educación del que salga una ley que dure 20 años, y que cuenten en el proceso de redacción con los docentes, que al fin y al cabo somos los que mejor conocemos nuestro trabajo y la realidad de las aulas.

–¿Qué llevó a UGT a desmarcarse del Acuerdo de Mejoras firmado por el resto de sindicatos el pasado curso?

–De los cinco sindicatos representados en la Mesa Sectorial de Función Pública el único que no firmó ese acuerdo fue UGT porque nosotros queremos volver a la situación anterior a los recortes de 2012, que supondría recuperar la “hora 25”, bajar las ratios de alumnos por aula, contratar más profesorado o mejorar el presupuesto para nóminas, entre otras cosas. De todas esas demandas la única que se incluyó en este acuerdo fue la “hora 25”, y además no se está aplicando bien. La “hora 25” supone quitar una hora lectiva semanal a los docentes de Infantil y Primaria, para que la dediquen a formación, pero como la Junta no está contratando personal para cubrir esa hora, la tienen que cubrir compañeros que tenían una hora de apoyo a un alumno con dificultades. Al final con todo esto los que han salido perdiendo son los niños con necesidades educativas especiales. UGT está reivindicando que se ponga solución a esa falta de profesorado.

–¿Qué otros asuntos quedaron fuera de ese Acuerdo de Mejoras que UGT no firmó?

–Fundamentalmente las ratios. Antes de que nos mejoren el sueldo, los docentes pedimos menos alumnos por aula para trabajar mejor y proporcionarles una educación más individualizada y de mejor calidad. Y eso a pesar de estar mal pagados, porque Castilla y León siempre está entre las tres autonomías que menos pagan a sus docentes. En todos los índices de educación esta comunidad está arriba, y cuando miras las nóminas del profesorado estamos abajo del todo, no lo entendemos.

–¿Cómo se explica que Castilla y León consiga los mejores índices en Educación pagando menos a los docentes?

–Porque tenemos los mejores docentes de toda España, que se preocupan por formarse y reciclarse fuera de su horario de trabajo, que se desviven por el alumnado, que en la pandemia aprendieron de la noche a la mañana a gestionar una clase de forma virtual, y no se les ha reconocido esa labor tanto como a los sanitarios. Gente que lo da todo por pura vocación y está aguantando demasiado sin amotinarse, somos un gremio que no suele hacer huelgas por no perder clase, pero todo aguante tiene un limite.

–¿Cuáles son otras de las demandas de su sindicato respecto a la Enseñanza?

–Reducir la jornada laboral a 35 horas semanales y la jornada 4+1, cuatro días lectivos y uno dedicado a la formación, innovación y coordinación educativa; mejorar el kilometraje del profesorado itinerante; crear un cuerpo único docente para equiparar a maestros y profesores como funcionarios A1. Otra prioridad es que nos dejen compatibilizar los sexenios con la carrera profesional, el primero es un complemento de carácter nacional y el segundo autonómico, desde que lo implantó la Junta nos obliga a elegir entre uno u otro, pero no tiene sentido, además hay comunidades como Asturias o La Rioja donde cobran ambos complementos. Y, por último, dos temas fundamentales: insisto en aumentar las plantillas docentes para mejorar las ratios y que la Junta trate mejor a los centros educativos cubriendo las bajas cuando se necesita.

–¿Por qué deberían los docentes de Zamora votar a UGT el próximo jueves?

–Se van a elegir los 25 representantes de la Junta de Personal, donde están representados los distintos sindicatos para decidir qué temas que atañen a la Enseñanza se quieren abordar con la Administración. Pero más importante aún es la Mesa Sectorial de Función Pública, una mesa de negociación regional donde de verdad hay una interlocución con la Junta de Castilla y León. UGT suma sus delegados de Zamora y del resto de provincias de la comunidad para alcanzar una representatividad superior al 10%, que es el baremo que te permite sentarte en esa mesa autonómica y negociar con la Administración subidas salariales , las condiciones laborales... Hay sindicatos más pequeños, muy específicos de la docencia, que aunque sacaran delegados en Zamora no tienen voz en esa mesa de negociación autonómica y al final acaban representados por un miembro del Sindicato de Veterinarios, por poner un ejemplo, alguien que poco conoce la situación de la enseñanza en Castilla y León. Creo que a los docentes de Zamora nos interesa tener voz en esas negociaciones a través de un sindicato como UGT, que abarca todo y cuando se hable de educación siempre podrá sentar a un docente en esa mesa.

Candidatos de más de 40 centros educativos

Integrantes de la candidatura de UGT en la Plaza del Maestro.

Integrantes de la candidatura de UGT en la Plaza del Maestro. / Cedida

Los delegados de UGT Servicios Públicos recorren en estos días todos los centros educativos de la provincia para conocer las necesidades del personal de Enseñanza de toda la provincia de Zamora. La candidatura que encabeza Jesús Ángel Alonso cuenta con 85 miembros de 44 centros educativos diferentes.