El Gobierno deja a Zamora sin las ayudas al funcionamiento de las empresas

La provincia incumple el criterio de densidad de población y se queda sin el respaldo que sí tendrán provincias como Soria, Teruel y Cuenca

Una mujer, por las calles de Villanueva de las Peras. |

Una mujer, por las calles de Villanueva de las Peras. | / Emilio Fraile

En el año 2001, Zamora tenía 830 habitantes más que Cuenca. Ahora cuenta con 26.791 vecinos menos. No es que la provincia castellano-manchega haya crecido en estas dos décadas, pero su pérdida de habitantes ha sido solamente del 3%, una caída similar a la de Soria y el doble incluso de la que ha padecido Teruel en lo que va de siglo. Lo excepcional aquí es el caso zamorano y su desplome del 16,6%, un vaciado inédito en España.

Participantes en una de las últimas reuniones de la mesa contra la despoblación. | Jose Luis Fernández

Participantes en una de las últimas reuniones de la mesa contra la despoblación. | Jose Luis Fernández / Manuel Herrera

A pesar de ello, la provincia se quedará sin las ayudas al funcionamiento de las empresas anunciadas este jueves por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Ese respaldo irá a parar solamente a Soria, Teruel y Cuenca merced a la aplicación de un único criterio: el vinculado a la densidad de población. Las beneficiarias se sitúan por debajo del umbral de los 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, un listón que Zamora sí supera, al situarse en 15,8.

Sin ese estatus

De nada valdrá, por tanto, que Zamora haya perdido más del 10% de su población en la última década, el resquicio que, a priori, había situado a la provincia al nivel de las peor paradas a nivel demográfico en España. Aquí no llegarán las ayudas destinadas a reducir los costes laborales para las empresas, unas medidas que, en la práctica, permitirán una reducción de las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social en los contratos indefinidos ya existentes y en los nuevos contratos indefinidos que se firmen, con mayor intensidad de la ayuda en los municipios de hasta 1.000 habitantes.

El propio Ejecutivo destacó, tras el anuncio de Sánchez, que “la medida respaldará la consolidación y creación de empleo a través de una reducción del 5% en la cotización por contingencias comunes de la empresa en todos los contratos indefinidos existentes en el ámbito provincial, del 15% en los nuevos contratos indefinidos y del 20% en nuevos contratos indefinidos en empresas situadas en municipios de hasta 1.000 habitantes”.

Las explicaciones

Tras hacerse pública esta información, el diputado nacional socialista zamorano, Antidio Fagúndez, explicó que las ayudas al funcionamiento son una transposición de un permiso europeo habilitado únicamente para las provincias con una densidad de población inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, y apuntó que Zamora sí podrá acceder a las ayudas a la inversión ya actualizadas en el nuevo mapa de la Comisión Europea. El representante del PSOE aseguró que esa vía ya está habilitada y que su aplicación depende ahora de la Junta de Castilla y León y no del Gobierno.

Lo cierto es que, por lo pronto, el anuncio de las ayudas para el trío de provincias reivindicativas que forman Cuenca, Soria y Teruel, esta última con partido contra su despoblación en el Congreso, excluye a Zamora del nivel más alto de apoyo contra el declive demográfico. La cuestión resulta particularmente sangrante si se contempla, además, que la única razón por la que la provincia sobrepasa el umbral de densidad es el efecto de una capital que también se vacía.

Suscríbete para seguir leyendo