Kiosko

La Opinión de Zamora

Dos alumnas de Zamora obtienen la beca de estudio de la Fundación Amancio Ortega

Laura Robleda, del Sagrado Corazón de Jesús, y Naroa Ferrero, del Valverde de Lucerna, cursarán 1º de Bachillerato en Estados Unidos y Canadá

Un grupo de jóvenes becados. Cedida

Las becas de estudio de la Fundación Amancio Ortega regresan este curso 2022-2023 en su formato original, después de que se tuvieran que adaptar tras las restricciones vividas por la pandemia mundial desde el segundo trimestre de 2020. En esta edición habrá dos zamoranas entre los 400 becados de este año. Se trata de Laura Robleda Fernández y Naroa Ferrero Ballesteros, quienes ya están ultimando los preparativos para su viaje a Estados Unidos y Canadá, respectivamente.

Laura Robleda Fernández, estudiante del colegio Sagrado Corazón de Jesús-Amor de Dios, viaja este lunes a Tonawanda, ciudad cercana a Buffalo y a pocos kilómetros de las cataratas del Niágara, en el estado de Nueva York. En esa localidad estudiará 1º de Bachillerato, a miles de kilómetros de su familia, pero con la satisfacción de haber conseguido una de las 200 becas que se repartían para pasar el curso en algún lugar de Estados Unidos.

Jóvenes en una reunión de la beca Amancio Ortega de estudio. Cedida

Su familia reconoce que una de sus máximas ilusiones ha sido viajar y estudiar fuera, así que este año uno de sus sueños se va a hacer realidad. “Se presentó a las pruebas de la beca y fue pasando cada una de las fases. Es todo un orgullo que lo haya logrado, porque se presentaron más de 10.000 candidatos”, subraya su madre, quien reconoce estar tan nerviosa “o más” que ella con esta experiencia por el tiempo que van a estar separadas. “Pero hemos contactado ya con la familia que la va a acoger y estamos más tranquilos. Además, la fundación se ha portado fenomenal y se ha encargado de todo, desde los desplazamientos hasta la resolución de cualquier duda que nos ha surgido”, agradece.

Rumbo a Canadá

Por su parte, Naroa Ferrero Ballesteros cambiará este curso los pasillos del IES Valverde de Lucerna, en Puebla de Sanabria, por el centro educativo de Kentville, ciudad de Nueva Escocia, en Canadá. Ayer mismo embarcaba en Madrid para hacer escala en Toronto, antes de llegar a su destino definitivo. “Está muy contenta y nerviosa a partes iguales, pero es por algo realmente bueno. Además, ella fue la que buscó toda la información para poder presentarse a esta beca. Tenía claro desde hace ya dos años que probaría suerte para estudiar en el extranjero”, asegura su madre.

La peor parte de esta experiencia para la familia es la imposibilidad de venir durante el curso a Zamora o que los padres visiten a sus hijos allí, pero es parte de la inmersión total en la cultura y la vida de Estados Unidos y Canadá y, además, “las nuevas tecnologías lo harán mucho más llevadero”, confía.

Toda una experiencia que están a punto de iniciar, con nueve meses emocionantes por delante.

Un grupo de jóvenes atiende a las explicaciones de la beca de estudio Amancio Ortega. Cedida

Más de 3.500 jóvenes

La Fundación Amancio Ortega puso en marcha este programa de becas de estudio en 2010. En tan solo una década, se han beneficiado de estas ayudas más de 3.500 estudiantes de todo el país. La iniciativa arrancó para alumnos gallegos pero pronto se extendió al resto de España, añadiendo ciudades de Canadá a la lista que desde el inicio había de Estados Unidos.

“Desde su inicio, el programa pretende proporcionar a los jóvenes participantes no solo el dominio del idioma inglés, sino también herramientas que les ayuden a incrementar su capacidad para adaptarse a nuevos entornos sociales y culturales”, se señala desde la fundación. Para lograr esos objetivos, los becados conviven con una familia anfitriona y estudian con otros jóvenes de su edad en el mismo instituto. “La edad que estos estudiantes tienen en ese momento es ideal para la absorción de conocimientos y experiencias vitales, al mismo tiempo que garantiza la responsabilidad y autonomía suficientes para una integración total”, se valora desde la Fundación Amancio Ortega.

Compartir el artículo

stats