Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

La Raya en Zamora

Portugal espolea a España para avanzar en la estrategia transfronteriza común

El nuevo plan de acción del Gobierno luso incluye una amplia serie de medidas destinadas a favorecer una reacción conjunta en La Raya

Reunión entre representantes zamoranos y portugueses.

Portugal pretende avanzar en la cooperación transfronteriza para sacar del olvido a las zonas rayanas. La hoja de ruta del Gobierno luso, redactada tras las elecciones que reforzaron el poder de Antonio Costa como primer ministro, incluye un amplio epígrafe que aborda el modo de “afirmar los territorios” que se encuentran entre ambos países, y lo hace con la crudeza de los datos como premisa: el propio documento señala que los municipios limítrofes representan el 27% de la península ibérica, pero “son ocupados por apenas un 8% de la población, unos cuatro millones de habitantes”.

Entrada a Portugal desde San Martín del Pedroso. | Emilio Fraile

El análisis portugués destaca que esa escasez de población en la frontera choca con la realidad de otras zonas limítrofes europeas, donde “históricamente las regiones son más populosas y prósperas”. Aquí, el desarrollo pretérito y presente ha llevado a estos lugares a convertirse en entornos “predominantemente rurales, caracterizados por una despoblación acentuada y por el envejecimiento”.

Sostenibilidad de los territorios de frontera

Así, en aras de cambiar esas “dinámicas estructurales”, Portugal aboga por una “acción conjunta que asegure la sostenibilidad futura de los territorios de frontera” y que transforme estas zonas en lugares “más atractivos para vivir, trabajar e invertir”. Ese es el preámbulo que lleva al Ejecutivo luso a plantear una lista de iniciativas, algunas genéricas y otras más concretas, para avanzar en unos acuerdos con España que, si bien ya existen, aún carecen de la fuerza suficiente como para invertir la tendencia de La Raya.

El primer punto que aparece en el documento pone las miras en el próximo cuadro financiero plurianual. Es ahí donde, a juicio de Portugal, deben plasmarse los acuerdos de la Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo y han de reposicionarse los espacios de La Raya como puntos clave de “una nueva centralidad ibérica”.

A partir de ahí, los planes del Gobierno de Costa incluyen la apuesta por “la reducción de los costes” en la prestación de servicios en estos territorios. En este punto se enmarcan cuestiones como el estatuto del trabajador transfronterizo, medidas en el ámbito de la Seguridad Social y el empleo, el impulso a la formación profesional o un sistema de ambulancias que atienda a ambos lados.

Para los responsables lusos resulta relevante, a su vez, que se puedan crear incentivos específicos para la inversión en las áreas de frontera o garantizar infraestructuras viarias de proximidad. Aquí, Portugal lleva años demandando que España se dé prisa a la hora de construir la autovía que una ambos países a través de Aliste y que elimine ya el tránsito por la incómoda N-122.

Esa reclamación va desde las autoridades de máximo nivel en Portugal hasta los representantes locales, que cada vez son más contundentes a la hora de exigir que España cumpla como ya lo hizo su país hace años. Ahora, la autovía llega justo hasta la entrada de San Martín del Pedroso. El último en tratar este tema públicamente fue el presidente de la Cámara Municipal de Braganza, Hernani Dias, que sacó los colores a sus vecinos con un discurso basado en esta queja durante la última visita a su ciudad del presidente de la Diputación, Francisco José Requejo.

Servicios flexibles

En cuanto al resto de propuestas de Portugal, el país vecino apuesta por “promover la movilidad transfronteriza mediante servicios flexibles” que crucen las regiones rayanas. Esa conexión se haría efectiva igualmente en los traslados relacionados con la atención médica para “evitar redundancias y desperdicios”.

En materia laboral, Portugal propone un programa de movilidad entre trabajadores de las administraciones de ambos países, a modo de prácticas, trabajos colaborativos en proyectos compartidos o intercambios. Esa interconexión se vería reforzada a través de iniciativas específicas para estudiantes y de la investigación en materia de innovación.

Otro de los apartados que toca el documento de manera destacada tiene que ver con el turismo. La idea del país vecino es “implementar proyectos piloto” en las regiones rayanas y promover la definición de una estrategia transfronteriza para la captación de visitantes. En esa idea se enmarca también la propuesta de crear una agenda cultural común y la armonización de la señalización que permita la creación de rutas específicas.

Ya en materia más interna, Portugal entiende que conviene mejorar y reforzar la coordinación bilateral para cuestiones como la gestión de los recursos hídricos o el tratamiento de las reservas de la biosfera. Además, el país luso propone la creación de “microcentralidades” locales y el refuerzo de los apoyos sociales a los municipios rurales mediante medidas que combatan la soledad y el aislamiento de las personas.

En esta amplia parte del articulado existen otras referencias a la educación o a la ordenación del territorio que forman parte de un amplio conjunto de medidas que ahora deberán tratarse en los foros correspondientes. Lógicamente, para aplicar muchas de las propuestas que realiza Portugal es precisa la participación activa de España, un país que, de un tiempo a esta parte, se deshace en buenas palabras hacia sus colegas lusos.

Lo que está por ver es si el Ejecutivo español está dispuesto a profundizar de ese modo en la cooperación transfronteriza, una cuestión que afecta directamente a Zamora y, sobre todo, a sus comarcas del oeste, precisamente las que sufren de un modo más cruento los problemas vinculados a la despoblación y al envejecimiento.

Compartir el artículo

stats