El Ayuntamiento ha emitido un bando municipal en el que declara el agua de Toro no apta para consumo. Según han confirmado responsables municipales, en la mañana de este miércoles una inspectora de Sanidad ha levantado acta por la que declara el agua de la red municipal de abastecimiento no apta para el consumo, por lo que no debe ser ingerida por los vecinos ni utilizada para cocinar.

En concreto, el acta especifica que el agua no cumple con el valor paramétrico permitido para el arsénico, ya que la muestra analizada arroja un índice de 11,7 microgramos por litro, cuando el máximo autorizado es de 10 microgramos por litro. Ante el valor arrojado por el arsénico, se ha tomado una nueva muestra de confirmación, cuyo resultado se conocerá a lo largo de la tarde de este miércoles.

Tras conocer el acta de la inspectora de Sanidad por la que se declara no apta para el consumo el agua potable de Toro, el Ayuntamiento establecerá en las próximas horas un sistema para poder acceder al recurso hídrico, aunque también recomienda a los vecinos que realicen acopio de agua embotellada.

Por último, el Ayuntamiento ha matizado que el agua de la red municipal de abastecimiento, aunque no puede ser ingerida por los vecinos, sí puede utilizarse para el aseo personal.