17 de abril de 2017
17.04.2017
3/16

Palomas de resurrección

La plaza Mayor se abarrota de público para presenciar la ceremonia de la caída del Manto, punto culmen de la Procesión del Resucitado

18.04.2017 | 00:42
Palomas de resurrección

La Procesión del Resucitado cerró ayer de forma radiante la Semana de Pasión benaventana. Centenares de personas siguieron la ceremonia de la caída del manto en la plaza Mayor, el punto culmen de una comitiva procesional de la que son titulares la Real Cofradía del Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo y la Cofradía de la Santa Vera Cruz y que ayer tuvieron a los más pequeños como principales protagonistas.

Pasadas las 13.30 horas del mediodía, terminada la Misa de Gloria, la procesión partió de Santa María. Precedida de varias decenas de niños ataviados con túnicas blancas, bandas azules en la cintura y portando claveles del mismo color, la comitiva se encaminó hacia la plaza Mayor donde Cristo Resucitado aguardaba en San Juan del Mercado.

Como cada año, la cofradía titular había comprobado durante los días previos los mecanismos que accionan el brazo de la Virgen y que hacen caer el manto. Un sol radiante en un cielo apenas salpicado de cirros blancos y una temperatura elevada acompañaron la entrada de las dos imágenes en la plaza: la Virgen desde la calle Carnicerías, Cristo Resucitado desde la plazuela de San Juan. La Virgen realizó tres venias y el manto negro se tornó blanco.

Los niños, pendientes de la caída del manto de la Virgen, la señal que esperaban, lanzaron al aire los claveles mientras de dos cajas blancas remontaron el vuelo una decena de palomas y comenzaba a sonar el himno nacional. Cristo Resucitado devolvió la venia a la Virgen entre los aplausos del público y los chavales se apresuraron luego a recoger los claveles que habían lanzado tras el desenlace del encuentro.

Finalizada la ceremonia, las dos imágenes se dirigieron por la Encomienda y la calle Santa Cruz a la ermita de La Soledad, sede del museo benaventano de Semana Santa.

Probablemente la procesión más vistosa y una de las más concurridas de la pasión local deja ahora paso a las celebraciones patronales. En una semana y a la misma hora, la Virgen de la Vega llegará a la misma plaza donde miles de benaventanos y comarcanos estarán aguardando para pedir el Toro Enmaromado de 2017.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine