El pintor y escultor zamorano Antonio Pedrero nació un día como hoy, 19 de enero, en la ciudad de Zamora en el año 1939. Este jueves, el artista, reconocido como uno de los más influyentes a nivel nacional, cumple 84 años de edad.

Pedrero es académico correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla y también lo es de la Real Academia de Bellas Artes de Nuestra Señora de las Angustias de Granada. Así pues, cuenta con decenas de premios y reconocimientos y con una obra que, sin duda, se convirtió por derecho en uno de los lienzos más representativos del siglo XX en Zamora.

“La Golondrina”

El artista zamorano desde niño estuvo influenciado por los pasos de Semana Santa que se guardaban en una panera que había frente al bar regentado por sus padres, de nombre La Golondrina. Lo que quizás no sabía Antonio Pedrero es que, años más tarde, una obra acerca de ese bar de “toda su vida” se convertiría en una de las grandes obras del siglo XX en la ciudad de Zamora.

Obra "La Golondrina’ de Antonio Pedrero. FUNDOS

El cuadro quedó colgado en el bar a finales de 1960, fecha en la que fue pintado, y allí permaneció hasta 1974, cuando recaló en el propio domicilio de Pedrero. Ocho años después, Caja España lo adquirió para su colección de arte aunque, en el año 2021, tras cuatro décadas, un acuerdo entre Fundos y la Diputación de Zamora lo llevó al vestíbulo del teatro provincial.

La obra, como muchos han afirmado, es un reflejo de un aspecto urbano y social de aquellos años 50 en la ciudad de Zamora.

A partir de esa mirada, el autor realizó un estudio detallado en carboncillo que más tarde se transformó en un cuadro a todo color de medidas 4,5 x 1,5 metros. Aparte de sus hermanos, el artista también representó en “La Golondrina” a figuras de la talla del poeta Claudio Rodríguez o del escultor Ramón Abrantes.

Presentación de "La Golondrina" en el teatro Ramos Carrión. José Luis Fernández

Y es que el pintor y escultor Antonio Pedrero ya es eterno en las calles de Zamora.