Kiosko

La Opinión de Zamora

Alerta ante el declive demográfico de Zamora

El Procurador del Común reclama que la Junta provea de “más y mejores servicios” a la provincia, y en especial a la zona oeste

Dos hombres pasean por las calles de Bermillo de Sayago. | Ana Burrieza

El Procurador del Común está en alerta por el “declive demográfico” de Zamora. La institución propia de la comunidad autónoma publicó este martes una resolución demoledora sobre la situación de la provincia, como respuesta a la reclamación de un vecino de Sayago, que había pedido explicaciones sobre el reparto de los fondos Interreg y la llegada de más dinero a Valladolid, a pesar de que se trata de un territorio carente de frontera directa con Portugal.

Un descenso sin comparación posible

La institución negó que la Junta y, particularmente, la Consejería de Economía y Hacienda tengan un control directo sobre el reparto de esas cantidades, pero aprovechó su respuesta para señalar que “Zamora es la única provincia de Castilla y León que suma tantos años de descensos de población ininterrumpidos” y para poner el foco especialmente en los problemas de “servicios, de desequilibrio y de falta de oportunidades” de las comarcas del oeste.

“Debemos mencionar que nuestro Estatuto de Autonomía recoge, entre los principios rectores que deben orientar la actuación de los poderes públicos, la prestación de unos servicios públicos de calidad”, insistió el Procurador del Común, que apuntó que “las administraciones públicas deben asumir el compromiso de garantizar la igualdad de derechos” entre la población del medio rural y la que habita las grandes ciudades.

La institución propia de la comunidad deslizó a su vez su percepción sobre “una desigualdad en el acceso a los servicios que no es aceptable en una sociedad moderna”, y apeló a que las administraciones “asuman con prontitud” la necesidad de ofrecer esos recursos a todas las comarcas.

“No podemos permitir que la situación de algunos territorios, como Sayago, sea cada vez más desigual y que los ciudadanos puedan llegar a perder la confianza en que los poderes públicos sean los garantes de su acceso a los servicios en condiciones de igualdad”, subrayó la institución en una respuesta en la que dejó patente el carácter “indispensable” del freno a “la pérdida de dinamismo económico y social de los municipios de menor tamaño”.

Medidas "ad hoc"

En esa línea, el Procurador del Común abogó por medidas “ad hoc” para cada territorio afectado por la sangría demográfica, y demandó atenciones concretas a “la problemática particular y diferente que se plantea en cada zona”. “Le pedimos a la consejería que actúe con determinación y que tenga en cuenta la dura realidad que suponen la despoblación y sus efectos. Hay que apostar por iniciativas que supongan discriminación positiva y ofrezcan igualdad real a quienes quieran instalarse en los pueblos”, apostilló la institución.

Por ello, la resolución invitó a la Consejería de Economía y Hacienda a incrementar las actuaciones dirigidas a mejorar la situación de Sayago “por las especiales circunstancias en las que se encuentra”, a trasladar esas acciones a otros lugares despoblados y a diseñar estrategias para paliar la sangría demográfica en la comunidad.

Sayago se pone en el foco de la resolución por la gravedad de su desplome

La resolución del Procurador del Común pone a Sayago en el foco por la gravedad de su sangría demográfica y por el impacto de unos datos que revelan el vaciado que está padeciendo la comarca en las últimas décadas. La institución propia de la comunidad recordó que, en lo que va de siglo XXI, Zamora ha perdido un 16% de su población, pero que, en ese mismo periodo, la zona sayaguesa ha sufrido una caída el doble de dura.

La comarca rayana ha sufrido una bajada del 32% en su cifra de habitantes desde el año 2000, una realidad que se enmarca en la crisis de la parte occidental de la provincia en su conjunto. Solo en el último ejercicio, Sayago pasó de 7.604 a 7.490 personas, un descenso del 1,5%.

En cuanto al resto de la parte occidental del territorio, en este año, Sanabria vio cómo se le iban 91 personas, el 1,6% de su gente. La comarca se queda ahora en poco más de 5.600 habitantes, aunque puede agarrarse al repunte de población de Puebla o a la resistencia de Trefacio o de Lubián. En la otra cara de la moneda, Pedralba de la Pradería y Galende se dejaron más de una veintena de vecinos cada uno en un solo año.

Por su parte, Aliste fue la comarca fronteriza más damnificada en el último padrón. Esta zona está cerca de bajar de los 7.000 habitantes, cuando hace 25 años superaba los 11.000. Los últimos datos anuales arrojan una pérdida de 140 habitantes, el 1,9% de su capital humano total, y aquí no hubo excepciones: ningún municipio creció a lo largo de 2021.

Compartir el artículo

stats