Alfareros y ceramistas dijeron ayer adiós al 49 certamen de la Feria de las Fiestas de San Pedro, la más antigua del país, que reúne en cada edición a un centenar de artesanos del barro, salvo este año en el que las restricciones por el COVID dejaron en 27 el número de puestos, circunstancia que no ha ensombrecido los “buenos resultados en afluencia de público y ventas”, satisfactorias para la mayoría. “La gente de Zamora es especial, tiene gusto y le gusta, ha ido muy bien, querían feria, como nosotros”, resumía la alfarera Pilar Nicolás, de Abioncillo (Soria).

Los zamoranos guardaban pacientes la cola para acceder al recorrido delimitado para cumplir con el aforo, “ha habido ventas y público”, destacaba el dueño de la Alfarería Migonli, llegado desde La Bañeza (León). Por contra, la percepción de sus compañeros de Pereruela no era la misma, calificaban como “floja la Feria porque no ha venido mucha gente de la provincia ni turistas”, agregaba el alfarero zamorano Ramón García. No obstante, “estamos supercontentos de que se haya hecho, y el público también”.

Tomás Pérez, de Alba de Tormes, primer premio Herminio Ramos de alfarería. Emilio Fraile

Entre los ceramistas, Monona Álvarez, de Tudela de Duero (Valladolid), regresaba a la plaza de Viriato “tras muchos años” de ausencia, aunque fue de las primeras hornadas de participantes, “hace 43 años, siete de ellos como alfarera”, en una feria que es “muy especial, pionera, de la que nacieron el resto”. Confirmaba el éxito, a pesar de lo atípica de esta edición.

Mercedes Vergara, ceramista primer premio Herminio Ramos. Emilio Fraile

En esta última jornada de la feria, se entregaron los seis premios del IV Certamen del Barro Herminio Ramos Pérez. El historiador y cronista de la ciudad, impulsor del concurso, fue entregando el premio en metálico que sale de sus bolsillos porque “las cosas hay que hacerlas así, hay que poner algo”, y resta importancia a su gesto desprendido que se ve “superado” por la gran calidad de las piezas que se crean para el concurso. Aún “descolocado” por el busto que los artesanos le regalaron y que “está en mi casa”, Herminio Ramos, arropado ayer por sus hijos y por integrantes del Foro Cultural que lleva su nombre, fue animando uno a uno a los galardonados “a seguir trabajando con el barro”, en presencia de la concejala de IU de Cultura del Ayuntamiento de Zamora, Eugenia Cabezas, que hizo llegar los diplomas acreditativos a los seis ganadores en el Museo Etnográfico de Castilla y León, donde se exponen las piezas de gran creatividad.

Primer premio pieza alfarería Certamen del Barro Herminio Ramos.

Primer premio pieza alfarería Certamen del Barro Herminio Ramos. Emilio Fraile

El primer premio fue para la ceramista Mercedes Vergara, de Sotillo de la Adrada (Ávila), por una pieza de forma ovalada que combina barro y hierro, en un tono azulado, adornada con círculos blancos. En la modalidad de alfarería, el ganador fue Tomás Pérez, de Alba de Tormes (Salamanca), con una pieza típica de su localidad, un plato de grandes dimensiones adornado con las filigranas que identifican a la artesanía de la zona, que pronto será nombrado Bien de Interés Cultural por la Junta de Castilla y León, detalló el alfarero. La filigrana consiste en una superposición de filas de asas, más colorista en esta pieza de lo que es tradicional “para dar un poco alegría y ánimo tras este año de pandemia”, explicaba su creador.

Primer premio del VI Certamen del Barrio Herminio Ramos Emilio Fraile

El resto de premios de la cerámica fue para el benaventano Ramón de la Mata, segundo con un jarrón en blanco y azul; y para la zamorana Marisa Vergara, fue el tercero con una pieza original en tonos rojizos. El segundo de alfarería recayó en Juan Carlos Martín Arribas, de Fresno de Cantespino (Segovia), por su jarrón en tono amarillo con motivos florales; y el tercero, en Hermanos Hernández de Tudela de Duero, por una pieza de marrón intenso que remite a una caja.

Las piezas pasan a engrosar el patrimonio del Etnográfico, "piezas absolutamente deliciosas diferentes a las que atesora" el centro museístico, "más creativas" y que permiten ver la evolución del trabajo con el barro a lo largo del tiempo, explicó el director del Museo de Castilla y León con sede en Zamora, Pepe Calvo, que estuvo presente en el acto y resaltó el "enriquecimiento" que aportan estas creaciones a los fondos. Asimismo, quiso ensalzar el gesto "tan espléndido y la generosidad de Herminio Ramos".

Por su parte, la concejala de Cultura, Eugenia Cabezas, se refirió a la importancia de la iniciativa tomada por el cronista de la ciudad para incrementar el valor de un certamen que ha sido el origen de todos los de este tipo que existen en España, tal y como recordaban constantemente los artesanos que este año volvieron a dar impulso a la Feria de la Cerámica y Alfarería.