Kiosko

La Opinión de Zamora

Regantes de Toro consideran que la mayor dotación de la CHD "no salvará" la campaña

El Toro-Zamora pide un reparto equitativo entre canales y concesiones directas y augura daños en parcelas cultivadas por la escasez de agua

Tramo del canal Toro-Zamora que discurre por el municipio toresano M. J. C.

Aunque la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha decidido ampliar la dotación de agua a las comunidades de regantes del sistema Pisuerga-Bajo Duero hasta los 3.500 metros cúbicos por hectárea para la presente campaña, el canal Toro-Zamora ha mostrado abiertamente su “desacuerdo” con el reparto, porque supone una “ruina” para los agricultores que deberán ceñirse a la concesión, cuando las tomas directas pueden disponer sin límites del recurso hídrico.

Por este motivo, el presidente del canal, Pedro Pablo Ballesteros, además de manifestar su disconformidad” con el reparto de agua en la última reunión de la Junta de Explotación, ha solicitado la convocatoria de una reunión urgente con la presidenta de la CHD, Cristina Danés, comisaría de aguas y dirección técnica para “buscar fórmulas” que sirvan para realizar un mejor reparto entre los regantes, especialmente en campañas marcadas por la escasez de agua como la actual.

En este sentido, apuntó que es necesario “buscar un reparto equitativo” del agua disponible porque, todos los regantes incluidos en el sistema Pisuerga-Bajo Duero “pagamos el mismo canon y las mismas tarifas”, pero el acceso al recurso hídrico no es equitativo.

“No puede seguir esta guerra de desigualdad”, puntualizó Ballesteros, quien precisó que, mientras las comunidades del sistema Pisuerga Bajo Duero están obligadas a repartir el agua de acuerdo a la dotación asignada, las concesiones directas no están sujetas a una limitación.

En este punto, remarcó que de las 75.000 hectáreas por las que extiende el sistema Pisuerga-Bajo Duero, alrededor de 18.000 se riegan mediante concesiones particulares, lo que a su juicio representa un ejemplo claro de “desigualdad”.

Asimismo, precisó que la CHD debería constatar que las concesiones directas cuentan con un sistema de medición o, en su defecto, imponer las sanciones correspondientes.

Por otra parte, Ballesteros destacó que, aunque comunidades como la del Toro-Zamora han realizado un importante esfuerzo económico para modernizar el regadío y ahorrar agua, “cada vez estamos peor”.

De hecho, se mostró convencido de la campaña, que se prolongará hasta el 30 de septiembre, “se presenta muy mal”, no solo por la rebaja de la dotación de agua respecto a anteriores campañas, sino porque los cultivos precisan riegos continuados por las elevadas temperaturas que se están registrando durante el mes de mayo y porque las precipitaciones del pasado mes de abril no fueron suficientes para paliar el déficit hídrico.

El canal Toro-Zamora ha procedido a realizar un “reparto interno” del agua disponible, del que ha excluido terrenos que no se riegan o cuyos propietarios adeudan dinero a la comunidad.

Por último, Ballesteros subrayó que el reparto interno de la dotación es una competencia de la comunidad y que, en ocasiones, se complica porque los agricultores no entregan en “tiempo y forma” las fichas de cultivo, a pesar de que las pueden modificar a medida que avanza la campaña de riego.

Compartir el artículo

stats