El patrimonio, singular y valioso, que posee la Cofradía de Jesús del Vía Crucis con el “Vía Crucis del arte zamorano” vuelve a ser noticia con la elección por parte de la Junta pro Semana Santa del dibujo del artista zamorano Luis Quico para el cartel anunciador de la próxima Semana Santa 2021.

Dadas las circunstancias extraordinarias que rodean la celebración de la próxima Semana Santa, el cartel de este año no se encomienda a artista alguno sino que se utilizará el cuadro que, sobre la quinta estación del Vía Crucis, dibujó Luis Quico, allá en 1990, por encargo de esta cofradía.

Para la conmemoración del cincuenta aniversario de su fundación, la cofradía llevó a cabo diversas iniciativas pero una de las más brillantes, sin duda, fue la de lograr reunir a catorce artistas zamoranos y catorce poetas de la tierra en una original simbología pictórica y poética del piadoso ejercicio del Vía Crucis, que daba nombre a la cofradía.

La idea de la cofradía fue respaldada de inmediato por el Instituto de Estudios zamoranos “Florián de Ocampo” y la entidad Caja España, que patrocinó su realización.

Varias personas fueron decisivas en la consecución de esta antología, Miguel Ángel Mateos y Juan Carlos Alba, presidente y secretario del Instituto entonces, y los vocales Antonio Pedrero y Miguel Gamazo. Pedrero se encargó de marcar las pautas de colaboración de los artistas, así como de la nómina de los elegidos. Miguel Gamazo hizo lo propio con la relación de poetas y la cofradía invitó a todos ellos a participar, y su respuesta fue enteramente positiva e incondicional, y por supuesto totalmente desinteresada, asignándoles la cofradía la estación que debían dibujar o sobre la que tenían que componer un poema. El archivo de la cofradía recoge copias de las cartas que se enviaron a todos ellos y sus respuestas, así como los poemas originales que nos fueron remitiendo para su posterior impresión.

El resultado fue brillante. La exposición se abrió el viernes 15 de marzo de 1991 y permaneció hasta el día 31 del mismo mes, Domingo de Resurrección. La Cofradía recibió innumerables felicitaciones que trasladó a los autores, con su agradecimiento en forma de un cuadro con anverso y reverso de la medalla conmemorativa del cincuentenario en bronce y un número de ejemplares del hermoso catálogo editado que reúne todas las obras y que muchos zamoranos, visitantes de la exposición y hermanos de la cofradía a los que se les regaló, conservan como oro en paño. El cartel que anunció la exposición fue obra de otro miembro del Instituto, Ángel Luis Esteban Ramírez, que también diseñó el anagrama del cincuentenario y las restantes publicaciones que con este motivo se editaron promovidas por la cofradía.

"En 2011 el cuadro de la Sexta Estación, un dibujo de Antonio Pedrero, fue elegido para Las Edades del Hombre"

La primitiva idea era que, tras su presentación en Zamora, la exposición itinerase cada año, en los días de cuaresma y Semana Santa, por puntos de la geografía nacional y así se hizo en los dos años siguientes, en los que fue vista en Salamanca y Medina del Campo. Pero después no se ofreció ya a más ciudades, por lo que permaneció guardada en dependencias de la Diputación Provincial, hasta que fue colgada en las escaleras de acceso a la Sala de Juntas del Museo, al ser ampliada a finales de 1994. Allí puede ser contemplada por los asistentes a las asambleas de las distintas hermandades que acuden a la Sala de Juntas pero sin acceso a los visitantes en general. Una verdadera lástima. En el año 2011 el cuadro de la sexta estación, un dibujo sobre la Verónica de Antonio Pedrero, fue elegido para la edición de “Las Edades del Hombre” que tuvo lugar en Medina del Campo y Medina de Rioseco, siendo expuesto en el templo de Santiago de esta última villa vallisoletana. Y en 2016 con motivo de su setenta y cinco aniversario, la cofradía organizó en la iglesia de la Encarnación, una exposición de todos sus enseres, propiedades y recuerdos, colgando solamente cinco de las catorce estaciones, según la organización por falta de espacio, pero que motivó el que algunos otros artistas de la colección se sintieran molestos por la ausencia de sus trabajos.

Vía Crucis de Zamora.

No es la primera vez que en distintos medios he insistido en la idea de que la cofradía y el Instituto de Estudios Zamoranos bien podrían intentar de nuevo la divulgación de este hermoso conjunto de trabajos de pintores y poetas de Zamora, ofreciéndolo a través de instituciones oficiales, cofradieras y fundaciones públicas y privadas, a otras ciudades españolas para exposiciones en los días de Cuaresma y Semana Santa que, como recordé, se hizo en los primeros años. Igualmente habría que estudiar la impresión de nuevo del catálogo o la reedición del editado entonces, agotado hace años, para su posterior distribución en las citadas exposiciones itinerantes y para el reparto gratuito entre los hermanos de la cofradía. Entonces, en 1991, la cofradía estaba formada por poco más de trescientos hermanos y hoy supera la cifra de dos mil. Así, todos los que han llegado a la cofradía a lo largo de estos casi treinta años, que desconocen la existencia de la colección o solo saben de ella por referencias, podrían tener un hermoso recuerdo de algunas de las piezas más valiosas del patrimonio de su cofradía, hoy día muy revalorizado con el paso del tiempo.

Un conjunto de puntos de vista que permanece en la Junta de Cofradías

Tras el esfuerzo realizado por el conjunto de artistas y escritores seleccionados, el Vía Crucis del Arte Zamorano permaneció tiempo en las dependencias de la Diputación Provincial de Zamora y luego fue desfinitivamente instalado en las escaleras de la Junta pro Semana Santa, junto al salón de actos. La construcción del nuevo museo será una oportunidad para reubicar un conjunto artístico que hizo historia en la Pasión local.