Opinión

Ni está ni se le espera

Un año más los emprendedores de Zamora se quedan sin ayudas para modernizar y digitalizar sus negocios por la incapacidad manifiesta de Guarido y sus excusas para no hacer nada

PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE ZAMORA

PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE ZAMORA / ANA BURRIEZA

Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Zamora ni está ni se le espera. Esto no es de ahora, gobiernan desde hace siete años y los resultados son más bien escasos.

Guarido y su equipo llevan más de un año diciendo que se está trabajando en la modificación de las bases de la convocatoria para que las empresas de Zamora tengan ayudas a la modernización y digitalización. Lamentablemente, un año más, esto no será realidad.

Los emprendedores de la ciudad no podrán contar con este apoyo que, por supuesto, es necesario para las empresas de nueva creación que empiezan a funcionar, pero también para que las que ya existen puedan mantenerse, reinventarse y continuar creando riqueza y generando empleo, más cuando las empresas nuevas son cada vez menos.

En el pleno de octubre de 2020, el Grupo Municipal de Ciudadanos presentó una moción para la creación de estas ayudas a la modernización de los negocios. Como en todas las que se presentan en este Ayuntamiento, salvo en el caso de las que proponen ellos mismos; Izquierda Unida impidió, con su abstención en la votación de la urgencia, que se entrara al debate de la moción.

A pesar de rechazar nuestra propuesta y de oponerse a que pudiera ser debatida en el salón de plenos, el alcalde nos dio contestación y nos emplazó a estudiarlo en la comisión correspondiente porque, a su entender, había que modificar las bases de la convocatoria de subvenciones a empresas. Esto era octubre de 2020.

Un mes después, en el pleno de aprobación de los presupuestos de 2021, el concejal de Hacienda, Diego Bernardo, decía que ese año las subvenciones a empresas se iban a abrir para que pudieran enfrentarse a los retos de la era digital.

El equipo de Gobierno, que encuentra excusas para todo. No se le espera para dar un paso más en la ayuda a las empresas de la ciudad ni para las obras que duermen el sueño de los justos, y no nos referimos solo al Banco de España

Desde entonces, hemos venido insistiendo convencidos de que esta idea saldría adelante. La respuesta a nuestras preguntas, quizá únicamente por tratar de callarnos la boca, ha sido siempre que se estaba trabajando en ello y que este año, por fin, los empresarios zamoranos podrían contar con esas ayudas. Solo eran palabras. Nuestra sorpresa ha sido absoluta. Ni se han modificado las bases desde que lo dijeron en 2020 ni las empresas contarán tampoco con esa línea de apoyo en este 2022.

Así nos lo ha confirmado el concejal de Turismo, Comercio y Oficina Municipal de Desarrollo, Christoph Strieder, en la última Comisión Informativa de Trabajo y Desarrollo Económico.

Es la decisión que ha tomado el equipo de Gobierno, que encuentra excusas para todo, especialmente para no hacer nada. Ni está ni se le espera para dar un paso más en la ayuda que destina el Ayuntamiento a las empresas de la ciudad, pero tampoco para sacar adelante obras que duermen el sueño de los justos, y no nos referimos solo al Banco de España.

A los proyectos que se han convertido en eternos en esta Zamora nuestra se suma la falta de inversión, calles sucias y descuidadas, contenedores lamentables, la inacción en la búsqueda de inversiones y el pasotismo para buscar posibles soluciones a la despoblación, por ejemplo con ayudas a las familias para el fomento de la natalidad en una de las pocas ciudades que carece de ellas cuando somos la capital de la provincia que encabeza las cifras nacionales de despoblación.

A esto hay que unir la incapacidad e ineficacia para llevar a buen puerto cualquier tipo de propuesta que nos parece beneficiosa para la ciudad. Pero qué vamos a esperar.

Dirán que no había personal, que las prioridades son otras, como ha ocurrido ahora con las obras de ampliación del Teatro Principal después de siete años en los que no han sido ejecutadas, o lo atribuirán a la mala suerte o al karma.

Todo no puede ser fruto de la casualidad ni de la mala suerte, más bien refleja falta de trabajo, que no hay intención política ni ganas y que quienes nos gobiernan tienen una incapacidad manifiesta que ha quedado patente en estos siete años

Perdónenme, pero todo no puede ser fruto de la casualidad ni de la mala suerte, más bien refleja falta de trabajo, que no hay intención política ni ganas y que quienes nos gobiernan tienen una incapacidad manifiesta que ha quedado patente en estos siete años.

Guarido y su equipo han quedado ya en el Ayuntamiento para pagar las nóminas de los trabajadores y apagar y encender la luz de la Casa de las Panaderas. No han sido capaces de hacer realidad nuestra propuesta, incluso reconociendo que era buena y habiéndose comprometido verbalmente a hacerla. Pedimos que se dejen de excusas y se pongan a trabajar, seguiremos insistiendo y no nos vamos a callar, aunque cada vez tenemos más claro que ni están ni se les espera.

(Portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Zamora)

Suscríbete para seguir leyendo