Kiosko

La Opinión de Zamora

Baloncesto

Así es la Liga Interna del Club Baloncesto Zamora: competición y diversión a partes iguales

Decenas de jóvenes disfrutan los viernes de su deporte favorito en el Pabellón de la Diputación de Zamora

Los participantes en la última jornada de la Liga Interna del CB Zamora posan para las cámaras en el descanso de la actividad. Ana R. Burrieza

El Pabellón de la Diputación de Zamora ruge sin descanso como cada viernes tarde a lo largo de los últimos meses. La música, con temas de lo más actuales, se percibe desde su exterior siendo indicativo inequívoco de toda una fiesta sobre su pista. Muchos pensarían que algún grupo está ensayando de cara a un concierto en su interior pero, lo que hace vibrar los cimientos de la instalación no son los pegadizos acordes de las canciones que se escuchan. La sacudida de energía tiene como origen la alegría desbordada de decenas de niños que dentro disfrutan de su deporte favorito, el baloncesto.

Basta con abrir la puerta y recorrer las entrañas del pabellón hasta llegar a la cancha para entender el valor que ha adquirido la Liga Interna del CB Zamora en su primera temporada. No hay canastas libres, no hay ejercicios repetitivos ni rígidos códigos con propósitos técnico-tácticos. Por no haber, apenas hay espacio para más jóvenes. Eso sí, lo que no falta son niños y niñas jugando, compartiendo su afición y pasando la primera tarde de su fin de semana poniendo en práctica su habilidad con el balón, cosa que sería difícil en otro lugar.

“Comenzamos con 56 niños y hoy son más de 115”, destaca el coordinador de la actividad, Biel Román, al que le despierta cierta envidia no haber podido disfrutar en su juventud de una iniciativa como la que organiza con ayuda de sus monitores. Y eso que, al exjugador del CB Zamora, no le fue nada mal sin tardes como las que vive ahora desde la posición de entrenador.

El exponencial crecimiento de la Liga Interna denota satisfacción en Román, que ha conseguido plasmar a la perfección la idea que Saulo Hernández tenía en su mente de cara a esta temporada para potenciar un poco más el baloncesto de base en Zamora. “Saulo siempre había querido crear una actividad en la que muchos niños jugaran al baloncesto a la vez. De esa idea surge esta iniciativa”, apunta el responsable de una actividad cuyo formato, fruto de una charla entre ambas figuras, ha resultado ser determinante para su éxito.

Imagen de uno de los partidos de la Liga Interna del CB Zamora. Ana R. Burrieza

“El objetivo era ofrecer dos horas extra de baloncesto a todos los niños y niñas del club”, afirma Román, destacando que “durante ese tiempo los niños practican compitiendo en grupos que se forman tanto por edades como por niveles, buscando que cada niño juegue el máximo tiempo posible”. Una fórmula que gana identidad propia gracias a su ambiente lúdico y, el factor más determinante, la libre participación de los jóvenes. “Semana a semana se pueden apuntar de manera voluntaria para competir los viernes, pero no hay ningún tipo de compromiso como cuando formas parte de un equipo. Aquí puedes venir un viernes y no venir la semana que viene porque tengas otra cosa que hacer... es una actividad de conveniencia para los niños y sus familias”, asegura la figura al frente del proyecto formativo.

Para Biel Román, ese factor voluntario es lo que ha hecho de la Liga Interna del CB Zamora lo que es hoy. Mucho más que el excelente diseño de la actividad, su nulo coste para los participantes o el trabajo previo de cada sesión dando forma a los diferentes equipos que participan en esos torneos que cada viernes se llevan a cabo sobre la pista. Los niños acuden cuando quieren y, desde luego, eso se deja notar en la actitud de cada uno de ellos sobre la pista pues apenas se ven quejas o disputas pese a estar participando en una competición. Todos colaboran y eso intensifica la diversión.

Varios jugadores esperan su turno para jugar. Ana R. Burrieza

La implicación de cada vez más jóvenes en esta actividad hace que la valoración del proyecto que se hace desde el CB Zamora sea “muy positiva”. “Cuando cada semana se apuntan más y más jóvenes, teniendo en cuenta ese carácter voluntario en el que tú eliges si quieres o no acudir, nos hace darnos cuenta de que la línea de trabajo que hemos marcado es buena”, recalca Biel Román sobre un proyecto que todavía está dispuesto a ofrecer más a los pequeños aficionados zamoranos al baloncesto.

De hecho, la Liga Interna del CB Zamora entra esta misma semana en una nueva dimensión. Hasta ahora, los participantes eran niños y niñas relacionados con las categorías inferiores del club. Sin embargo, este viernes y el próximo, la actividad estará abierta a cualquier niño o niña, siendo el objetivo de la entidad “dar a conocer la forma de trabajar del club”.

La Liga Interna del CB Zamora abrirá sus puertas a todos los jóvenes zamoranos el 29 de abril y el 6 de mayo

decoration

Cualquier joven que esté interesado en participar podrá hacerlo de forma gratuita y, para ello, solo tendrá que seguir unos sencillos pasos. Un procedimiento muy similar al que cada canterano del CB Zamora sigue cada semana para disfrutar de esta lúdica fiesta del baloncesto.

En las redes sociales del club se ha publicado un número de teléfono. Bastará con enviar un whatsapp a dicho número con el formato concreto que se indica”, apunta Biel Román, aseverando que este recurso tecnológico ha contribuido también al sobresaliente éxito del proyecto trazado por él y por Saulo Hernández. “El poder avisar de tu participación a través de Whatsapp permite tanto al jugador como a sus padres poder inscribirse en la actividad en apenas un minuto”, valora el entrenador, señalando que con el paso de cada semana tanto él como el resto de responsables del club han perfeccionado el sistema para dar forma a cada sesión. “Al principio, una vez tenía las confirmaciones de participación de los diferentes jóvenes, tardaba entorno a cuatro o cinco horas en establecer los grupos y la metodología para el día en cuestión; ahora, pese a contar con más niños y niñas, el tiempo se ha reducido notablemente”, confiesa.

En ese espacio de tiempo, Biel Román y su equipo precisan, en función del número de jóvenes que tomarán parte en la actividad, sus edades y su nivel de juego, qué equipos formar para “dar lugar a una competición lo más equilibrada posible” y el número de monitores necesarios para ejecutar el plan establecido, buscando además garantizar a cada jugador un divertido reto cada tarde con el que crecer dentro del mundo del baloncesto, contando con protagonismo en cada torneo. Además, cada viernes, los participantes cuentan con equipos diferentes para fomentar la sociabilidad y no generar conductas indeseables propias del patrón competitivo.

Así, los niños y niñas acuden cada tarde de viernes al Pabellón de la Diputación dispuestos a dar lo mejor de sí mismos sobre la pista. Bien con la camiseta del CB Zamora o con la de sus jugadores y conjuntos favoritos, tanto de la Liga Endesa como de la NBA. Y es que, sobre el caucho verde pululan cada viernes niños soñando con jugar para el Zamora Enamora y tratando de imitar a Curry, Lebron o Jordan

Todos ellos se apuntan deseosos de ofrecer a sus nuevos equipos esas habilidades que intentan mejorar en cada entrenamiento durante el resto de la semana y buscar así canastas con las que ir superando rivales que, en otra tarde, fueron compañeros. Una dinámica deportiva envuelta en música y juegos para que, incluso estando fuera de la pista, todos se sientan partícipes de un gran torneo en cada minuto. Un campeonato, la Liga Interna del CB Zamora, que es una cita diferente cada viernes donde lo único que no varía es la diversión.

Compartir el artículo

stats