Confirmado: Los ganaderos sayagueses se libran del sacrificio masivo de vacas

La Junta certifica que no habrá vacíos sanitarios, sino protocolo de Gamma Interferón

Paralizado el proceso de declaración de Zamora como indemne de tuberculosis en 2024

"La noticia es un alivio porque veíamos comprometida nuestra forma de vida a futuro".

Una de las ganaderías que estaban amenazas por el vacío sanitario

Una de las ganaderías que estaban amenazas por el vacío sanitario / JOSÉ LUIS FERNÁNDEZ

No habrá vacío sanitario en las dos explotaciones de Sayago amenazadas por el sacrificio total de toda cabaña ganadera tras la confirmación de un caso positivo de tuberculosis en cada una de ellas en la prueba PCR. La Consejería de Agricultura y Ganadería ha confirmado a los ganaderos que no se va a llevar a el sacrificio de todas las vacas de sus explotaciones, sino que entran en el protocolo de Gamma Interferón.

La no realización de los vaciados sanitarios conlleva la paralización del proceso de declaración de la provincia de Zamora como indemne de tuberculosis para 2024, hecho que preocupaba de manera notable a ganaderos de vacuno, y así lo han expresado los sayagueses, que veían en esta declaración no se correspondía con la realidad palpable del campo y comprometía su futuro.

El problema se trató en una reunión celebada el 23 de noviembre en Valladolid, a la que asistieron representantes provinciales de ASAJA, UPA-COAG, UCCL y UrcaylL, acompañados de ganaderos de la Plataforma Defensa Ganadera Sayago, por parte del sector ganadero y la Directora General de Producción Agrícola y Ganadera, Teresa Rodríguez Vidal y la Jefa de Servicio de Sanidad Animal de Castilla y León, Anna Grau Vila, por parte de la administración.

En dicha reunión el sector ganadero fue unánime en oponerse frontalmente al vaciado sanitario de las explotaciones sayaguesas con tan solo un animal confirmado, haciendo hincapié en la realidad del sector vacuno extensivo, "cuya forma de subsistencia no puede ir separada de la convivencia en el campo con otras especies silvestres vector de la tuberculosis, lo que hace muy difícil, prácticamente imposible, pretender la erradicación mediante el sacrificio masivo de bóvidos ya que seguirá habiendo reservorios en el campo y el riesgo de contagio de las cabañas ganaderas que se volviesen a introducir para reponer los sacrificados, seguiría existiendo en la misma medida, lo que expone al ganadero de forma constante a verse en la angustiosa situación de verse enfrentado a la opción de vaciado sanitario".

Los ganaderos agradecen que la Dirección General se haya mostrado durante todo este periodo, "plenamente comprensiva con la encrucijada a la que se veían enfrentados y en todo momento ha estado comprometida la protección al sector, tratando de buscar una salida razonable, acorde a la realidad del campo y que no condenase el futuro de las ganaderías de la zona".

Finalmente se ha procedido a desestimar las propuestas de vacío sanitario, buscando una solución menos drástica, que garantice la seguridad sanitaria de la zona y que permita a los ganaderos continuar con su único medio de vida.

Desde la Plataforma Defensa Ganadera Sayago se muestran "satisfechos por esta decisión, ya que en tiempos realmente duros para la ganadería, la noticia es un alivio porque veíamos comprometida nuestra forma de vida a futuro". Considera la Plataforma, constituida por más de un centenar de ganaderos sayagueses a raíz de la crisis de la tuberculosis bovina, que la declaración de la provincia de Zamora como indemne "en las condiciones reales que tenemos en el campo, suponía una carga añadida a los ganaderos por las graves implicaciones que mantener ese estatus sanitario supondría año tras año".

Destaca el trato recibido por la Administración, ·recibiéndonos y escuchándonos en todo momento", así como de los profesionales del sector ganadero, de la zona y de fuera de ella, de los sindicatos agrarios, "cuya implicación ha sido crucial" y de los alcaldes de Sayago que firmaron un manifiesto de apoyo, enviado a la Junta. Así como la Unión Por la Ganadería, "que nos ha acogido con los brazos abiertos desde que conocieron nuestra circunstancia y de todas aquellas personas que aunque su actividad no sea la ganadera, han empatizado con nuestra situación y la han tomado como suya. Seguiremos trabajando por defender nuestra forma de vida.”