Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Trabazos, epicentro de los frutos del bosque

“Miel de Laura”, de Escober y “Mielsan”, de Sandín, ganadores del primer concurso Alveare, celebrado en Trabazos y promovido por la Diputación

Salida al campo para la recolección de setas. | Ch. S.

Miel, setas, moras y castañas convierten a la provincia de Zamora en un paraíso natural de la producción de frutos silvestres del bosque en calidad y cantidad. Una biodiversidad de productos de la tierra que cautiva a los consumidores a nivel casero (familiar) y a los más exigentes chef y pasteleros de toda España”.

Está fue la principal conclusión, unánime, de los participantes en la exitosa Jornada de Exaltación de las Castañas y Setas Alistanas, el Magosto Tradicional y la Feria de la Miel de Zamora celebradas en Trabazos de Aliste.

Los diputados Faúndez y Barrios, en el pabellón de Trabazos. | Ch. S.

El primer Premio Alveare a la “Mejor Miel de Zamora” para mieles oscuras y claras obtenía un rotundo éxito pues contó con una treintena de participantes con sus exquisitos manjares.

La Medalla de Oro (“Mieles Claras”) fue para “La Miel de Laura” (menta y poleo) de Escober (Tierra de Tábara). La plata se la llevó “La Colmenita de Aliste” de Manuel Casado Nistal de Viñas y el Bronce fue para “Las Obreras de Aliste” de Guillermo Diez y Dori Prieto de Gallegos del Campo.

En “Mieles Oscuras” obtuvo la Medalla de Oro “Mielsan”, del apicultor Kevin García, de Sandín (La Carballeda). La plata fue para “Pardo Concejo” de Christian Mannu de Fonfría (Aliste) y el bronce para “Valcuevo” de La Torre (Aliste).

Cantidad y calidad se lo pusieron difícil a las expertas miembros del jurado: María del Carmen Gómez Ferreras” (natural de Villarrín de Campos: Doctora en Ciencias Biológicas y profesora titular de Bilogía Vegetal de la Universidad Complutense de Madrid), María Valencia Barrera (Profesora del Departamento de Biodiversidad y Gestión Ambiental de la Universidad de León) y Amelia Virginia González Porto (Doctora en Biología por la Universidad de Vigo).

Ganadores del concurso de miel junto a representantes de la Diputación y del jurado. | Ch. S.

Entre las 32 mieles participantes han estado: Monte Aliste (Trabazos), Zamoranita (San Mamés), C Colmenita de Aliste (Viñas), El Jaulón (Villarino tras la Sierra y La Torre del Valle), Obreras de Aliste (Gallegos del Campo), Prado Concejo, Laura (Escober), Campos, Valcuevo, Brocabraañas, Portexa, La Urrieta, El Rito, Pequeña de Timoteo, Bosque Animado, Valpalacios, Mateo, El Artista y Peña Negra.

El joven chef alistano Marcos Senández Fernández, cautivó con sus preparados culinarios micológicos a 160 comensales, que podrían haber sido más, pero no se encontraron camareros para abrir otro salón. Entre las delicias culinarias estuvieron la tostada de pan de horno casero con macrolepiota, patatas guisadas con níscalos, salteado de champiñones con calamar, revuelto de setas de cardo con pasas y champiñón, timbal de cuscús de corzo con boletus edulis, pudin de castañas y para terminar el café portugués “Palmeira” de puchero.

En uno de los peores años del último medio siglo para la castañicultura, el magosto tradicional, ofreció cientos de kilos de castañas, de la plantación comunal de “La Majada”, asadas a la lumbre de carqueisa, jara y encina, gratuitamente, a cuantos se acercaron a Trabazos. Sin lugar a dudas una buena iniciativa que permite degustar y saborear el preciado producto campestre a quienes carecen de castaños o que viven en grandes ciudades donde no les es posible asarlas al fuego que es como quedan más sabrosas.

Las castañas alistanas se prestan para comer en crudo, asadas o cocidas, pero poco a poco se han ganado un merecido prestigio y un lugar privilegiado dentro de la repostería como ayer quedaba demostrado en el animado y concurrido concurso de pasteles, todo un éxito tanto a nivel de elaboración (sabores) como en sus variadas presentaciones.

Degustación de castañas en Trabazos Ch. S.

También compitieron los artesanos de la cocina alistana en el apartado de tortillas y licores caseros, que se degustaron para poner fin a la fiesta junto a los tradicionales hornazos alistanos. La jornada agroalimentaria cumplió sus objetivos de poner en valor los productos de la tierra de Zamora, con el acompañamiento del foclore, al son de las gaitas, las dulzainas y los tamboriles del grupo de Aulas de Música de Aliste y Tras os Montes.

La organización de la jornada corrió a cargo del Ayuntamiento de Trabazos, cuya Corporación Municipal preside el alcalde Javier Faúndez Domínguez, con la colaboración de la Diputación de Zamora, cuyo vicepresidente primero José María Barrios estuvo presente; y Caja Rural.

“La miel y las castañas son un valor agroalimentario de vital importancia para nuestra provincia y nuestros pueblos, una actividad que genera riqueza, empleo y así contribuye a asentar población en el medio rural: desde la Diputación de Zamora apoyamos y seguiremos apoyando a los apicultores y castañicultores” aseveraban José María Barrios, Javier Faúndez y Angel Sánchez.

Entre los apicultores y castañicultores se vislumbrada el optimismo que genera ser muy conscientes de la altísima calidad de los manjares que producen, pero no por ello “Tenemos que bajar la guardia, ni dormirnos en los laureles: hay que seguir apostando fuerte y claro por la puesta en valor de la miel y las castañas y ya que producimos calidad que podamos vender a unos precios acordes con lo que ofrecemos. La solución sería un marchamo de calidad. Cada vez somos más las familias que vivimos de la apilcultura y muchas jóvenes”.

Por la mañana tenía lugar una salida micológica campestre y por la tarde una demostración artesanal de elaboración de aguardiente a la antigua usanza.

Los consumidores alistanos son los primeros en predicar con el ejemplo y a la hora de comprar y degustar miel y castañas lo tienen muy claro “Las alistanas son las mejores con diferencia: son dos auténticos manjares: Además hay que apoyar lo nuestro”.

Compartir el artículo

stats