Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Los apicultores afectados por el fuego de La Culebra reciben 5.000 kilos de alimento donados desde Austria

La producción ha caído por debajo del 50 % respecto al año pasado de media y en los peores casos la cosecha no llega a la quinta parte

Entrega de alimento de un laboratorio Austriaco a apicultores del incendio. | Araceli Saavedra

Los apicultores afectados por el incendio de la Sierra de la Culebra retiraban este fin de semana 5.000 kilos de alimento para abejas, donadas expresamente por un laboratorio austriaco “BeeVital” y distribuido desde Portugal. El representante del laboratorio en la zona con logística en Portugal, Miguel Capano, señalaba la procedencia austriaca del cargamento, en auxilio a los afectados.

Los bidones iban expresamente etiquetados como donación para la asociación de Zamora y los apicultores afectados por el incendio en junio de 2022. La empresa BeeVital hacía constar “al lado de los apicultores y sus necesidades”. En concreto se hacía entrega de jarabe de azúcar con un 70% de sólidos y su procedencia desde Viena. El envío es de 30 envases de gran formato y 294 garrafas pequeñas.

Los dos palés cargados de bidones con el complemento alimentario para abejas se entregaban bajo control del presidente de la asociación zamorana Apis Durii, Francisco Alonso para los afectados de toda la zona, incluidos los apicultores de los Valles que en ningún momento se imaginaron que el incendio de Otero de Bodas llegara hasta Olleros de Tera.

El reparto ha sido equitativo entre todos los asentamientos perjudicados en todos los incendios, incluido uno de los últimos graves en Muelas del Pan, que han afectado a apicultores estantes de Val de Santa María, Vega de Tera, Otero de Bodas, Villardeciervos, La Torre/Calzadilla de Tera, Olleros de Tera, Sarracín de Aliste, Ferreras de Abajo, Villardeciervos, Mahide, Riofrío de Aliste, Ferreras de Arriba, Villanueva de Valrojo, Litos, Santa Croya, Tábara, Escober, Muga de Alba, Pozuelo de Tábara y Muelas del Pan.

Es un año nefasto para el presidente de Apis Durri. “No llegamos a 10 kilos ni por aproximación. Estábamos en 15 o 16 kilos desde 2017 que ya es malo. Lo normal son 20 ó 25 kilos”. “Vienen las alzas peladas. No recuerdo una campaña como esta”.

“La pequeña de Timoteo” una de las pequeñas productoras familiares de Olleros de Tera estima que ha perdido más del 50% de la producción respecto al año pasado y solo en la primera castración, de las dos que hace habitualmente. “En el primer colmenar que hice saqué 8 cuadros para castrar. He llevado más cuadros vacíos y sin estirar para casa que nunca. Del 50% y para arriba”. Salvo el reparto de alimento líquido y las tortas proteicas de la Junta, más este tercer envío los apicultores no han percibido ninguna indemnización de la Junta. En otros asentamientos en Villardeciervos la producción de uno de los productores locales más perjudicados se ha reducido a la quinta parte, un par de bidones de miel y unos tarros como toda cosecha.

Compartir el artículo

stats