Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Servicios sociales

Clece “congela” su inversión para una residencia en el Hospital de la Piedad de Benavente

La pandemia y la situación económica dejan en el aire el proyecto de reforma del antiguo asilo tras el traspaso al grupo en 2019

Un responsable de Clece charla con varias religiosas antes del acto de traspaso del asilo en el Ayuntamiento de Benavente, en octubre de 2109. J. A. G.

El Grupo Clece ha “congelado” la inversión prevista en el Hospital de la Piedad de Benavente para transformar el antiguo asilo de ancianos en una residencia de mayores adaptada a la nueva normativa regional.

Fuentes del grupo en la región confirmaron ayer que todas las inversiones se encuentran en “standby” tras la pandemia y la crisis económica provocada por la guerra, incluida la prevista en Benavente.

Aunque las licencias solicitadas y concedidas por el Ayuntamiento “no han decaído” y hace tiempo que se presentó el proyecto de ejecución, este podría no llegar a ejecutarse finalmente, según indicaron las mismas fuentes.

Patio interior de la residencia de ancianos del Hospital de la Piedad antes del traspaso. | J. A. G.

El Grupo Clece y las Hermanitas de los Ancianos Desamparados alcanzaron un acuerdo para el traspaso de la residencia (asilo) del Hospital de la Piedad en octubre de 2019. La congregación religiosa abandonó las instalaciones a principios de 2020 tras 118 años al frente del asilo.

El acuerdo firmado con Clece se recogía en un contrato de arrendamiento industrial con una duración de algo más de 25 años. El grupo se comprometió a invertir dos millones de euros en la reforma interior del edificio para ajustar el antiguo asilo a la normativa residencial de la Junta de Castilla y León, que en ese momento tuvo en cuenta las peculiaridades del edificio BIC.

Mantenimiento de la plantilla y ampliación de puestos de trabajo

Clece se comprometía también a mantener íntegramente la plantilla y hacerse cargo de los últimos mayores. Los 17 trabajadores, al igual que los 30 residentes, fueron trasladados provisionalmente a una nueva residencia del grupo abierta en la localidad leonesa de Castrocalbón.

El grupo tenía previsto que crear 28 empleos nuevos una vez que las obras finalizaran y regresaran los mayores desplazados “con las mismas condiciones económicas que tenían antes”.

El Hospital de la Piedad es uno de los escasos bienes de interés cultural de la ciudad. J. A. G.

La llegada de la pandemia y su duración, y posteriormente la crisis económica desencadenada por la guerra en Ucrania, ha modificado el escenario.

Tanto el Patronato, como el Ayuntamiento y responsables de Clece han mantenido reuniones la Consejería de Familia en los últimos meses, encuentros de los que no habría salido ningún avance que permitiese apuntalar la continuidad del proyecto.

Hasta la salida de las religiosas la residencia contaba con 126 plazas. Tras la reforma y con la distribución prevista en el proyecto de ejecución la nueva residencia pasaría a contar con un total de 52 habitaciones para 90 plazas asistidas, más una habitación de enfermería para dos residentes. Del total de las habitaciones 14 serían de carácter individual, con el fin de cumplir la proporción del 10% al menos individuales.

La Residencia de Personas Mayores Nuestra Señora de la Piedad y San José, como Clece pretendía denominarla, obtuvo entre finales de 2019 y principios de 2020 la licencia de obras y también la declaración de obra de interés municipal y de utilidad pública, por concurrir circunstancias de carácter histórico artístico al ser un inmueble inscrito en el Catálogo de Bienes Protegidos del Plan General de Ordenación Urbana. Esta declaración conllevaba también bonificaciones fiscales.

Dado que el anterior asilo contaba con autorización residencial, de ejecutarse las obras en teoría solo necesaria una inspección de Servicios Sociales para comprobar que los trabajos se ajustan al proyecto.

Sin embargo, lejos de haber comenzado las obras por las razones explicadas, estas podrían finalmente incluso no llevarse a efecto y descartarse de forma definitiva. Tras el cierre del asilo, Benavente ha dejado de ofertar más de un centenar de plazas de mayores, que podrían ser más con la reforma de la Residencia Mixta Los Valles.

Compartir el artículo

stats