ÚLTIMA HORA
Los examinadores de tráfico desconvocan la huelga tras cinco meses de paros
La columna del lector

Goya y los desastres de la guerra

02.08.2016 | 00:33

No hay reglas en el arte", Francisco de Goya. Este es el título de una exposición que cuelga en la Sala Municipal de Exposiciones de la Casa Revilla de Valladolid, exposición que he visitado la tarde del pasado sábado, 30 de julio. Créanme que merece la pena su visita, y permanecerá abierta al público hasta el próximo día 28 de agosto del presente año, ¡por tiempo para visitarla que no quede!

Francisco de Goya y Lucientes, cuyos datos biográficos, todos conocemos; en palabras de Francisco Calvo Serraller, "fue el primero en pintar al pueblo derrotado como vencedor" .

Según Manuela Mena, "Hay que desterrar eso de que Goya fue un reportero de su época, nunca copia directamente una escena de la realidad, ni siquiera "Los Desastres de la Guerra", siempre inventa, utilizando una enorme capacidad de invención de ello".

Hemos de tener presente que Goya vivió una época casi única de la Historia de Europa, fue el paso de las monarquías absolutistas a las ideas del siglo XIX.

La Revolución Francesa, con toda su repercusión en España, o las guerras napoleónicas son ya suficientes como para marcar a Goya y su época. Goya fue un hombre de su tiempo, un representante de la sociedad que le tocó vivir -"el Siglo de las Luces"- una sociedad que se rebeló contra la libertad.

Los Desastres de la Guerra son la serie más dramática entre los grabados de Goya, consta de 82 estampas aguafuertes llevadas a cabo por el maestro de Fuendetodos, durante el período 1810-1815, pues, ante el temor de una posible persecución, teniendo en cuenta la dureza de las escenas que recogen sus grabados, estos no salieron a la luz hasta el año 1863.

En la exposición podemos apreciar que la técnica utilizada es el aguafuerte, con aportaciones de punta seca, bruñidor y aguada, usa en pocas ocasiones, la aguatinta. Podemos apreciar a grandes rasgos tres partes: La primera referente a la guerra, estampas de 1 a 47; la segunda el hambre, donde claramente se aprecia la desolación, estampas 48 a 64. Y la tercera y última parte que recoge el período absolutista, donde abunda la crítica política y social, es la denominada "Los Caprichos Enfáticos".

La exposición es verdaderamente interesante y recoge de forma minuciosa lo acaecido en un determinado momento de la historia de España, con víctimas, con hombre y mujeres que sufren, que padecen y finalmente mueren, es una serie seguida de horrores, de desgracias.

Les recomiendo visiten la exposición "Los Desastres de la Guerra" en la Sala Revilla de Valladolid, y ya que están en Valladolid, y continuando con don Francisco de Goya, se pasen por el Convento de Santa Ana, sito en la plaza del mismo nombre, muy cerca de la Plaza Mayor, que posee tres pinturas de Francisco de Goya, las únicas existentes en Castilla y León, concretamente "Los Santos Bernardo y Roberto", "La Muerte de San José" o el "Tránsito de San José y Santa Ludgarda" y un cuadro de Bayeu, familiar de Goya.

Es una oportunidad única de ver la serie completa de grabados de "Los Desastres de la Guerra" de Goya.

Créanme que vale la pena pasarse por Valladolid, y ver sus museos y exposiciones. El verano siempre es tiempo de cultura. ¡Feliz verano!

Pedro Bécares de Lera

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine