Un bastón, posible arma empleada en la agresión a los cuadros de la Diputación de Zamora

Las técnicas encargadas de la reparación de dos de las obras estiman que los golpes "pudieron ser realizados por una persona diestra"

La restauradora Gloria García Pertejo trabaja en el cuadro «Vistiendo a la novia». | J. N.

La restauradora Gloria García Pertejo trabaja en el cuadro «Vistiendo a la novia». | J. N. / Natalia Sánchez

Natalia Sánchez

Natalia Sánchez

Un bastón ha podido ser el arma utilizada en la agresión perpetrada contra los tres cuadros exhibidos en la planta baja del Palacio de Encarnación de la Diputación de Zamora semanas atrás. Así lo atestiguan las restauradoras Gloria y Margarita García Pertejo que han realizado el informe sobre los daños sufridos por las piezas pictóricas de "Retrato de la reina Isabel II", de "Paisaje de Normandía" y de "Vistiendo a la novia".

"Hemos bajado las obras, las hemos observado, hemos realizado fotografías tanto por delante como por detrás, hemos medido y por la intensidad y la dirección de los golpes creemos que tiene que haber sido realizado con un bastón", sostiene Gloria García Pertejo. Su compañera de tarea y hermana, Margarita, añade que otras opciones que bajaran serían que se hubiera "empleado un paraguas que tenga la punta roma o algún elemento que no acabe en punta".

Las restauradoras detallan que las agresiones "todas tienen aproximadamente la misma longitud", de menos de dos centímetros, y por el sentido en que los daños están hechos estiman que "han podido ser realizados por una persona diestra", describen delante del cuadro de Ricardo Segundo que están poniendo a punto en las inmediaciones de la escalera donde desde su mejora puede contemplarlo el público que recorre el Palacio de la Encarnación.

La restauradora Gloria García Pertejo con uno de los cuadros

La restauradora Gloria García Pertejo con uno de los cuadros / L. O. Z.

Las técnicas aseguran que la mejor parada de las piezas afectadas ha correspondido a la pintura de una escena costumbrista por, entre otros motivos, las características que tiene el propio soporte de la obra. El cuadro que hiciera Ricardo Segundo en 1931, cuando contaba con solo 28 años de edad, tiene a su favor la manera de trabajar del pintor que preparaba él mismo concienzudamente cada lienzo.

"El material con el que está hecha la obra lo ha salvado", certifican. "La tela, una pieza entera de lino, es gruesa, tiene una capa de preparación muy buena y luego tiene la pintura. Aunque los golpes fueran con la misma intensidad, no lo hubiera roto", atestiguan. También estiman que los otros dos "tienen la tela más fina y curiosamente el del Museo del Prado, el más afectado, tiene una buena capa pictórica".

El cuadro de "Vistiendo a la novia" recibió un total de seis golpes, de centímetro y medio de longitud, aunque solo uno llegó a producir "una pequeña rotura" y valoran la posibilidad que las agresiones fueron perpetradas desde la "izquierda hacia la derecha".

Las técnicas, que meses atrás restauraron el cuadro de su padre, ya han eliminado "unos pequeños abombamientos" que el ataque causó en el lienzo de grandes dimensiones (tiene cuatro metros cuadrados) y que hasta su mejora se encontraba en el zaguán del Palacio de la Encarnación.

Posteriormente situarán un parche en la rotura y procederán a eliminar la protección. Luego las zonas dañadas las recubrirán con "gesso", una mezcla de colas, con el objetivo de igualar la preparación del cuadro en los espacios donde se ha perdido, reintegrarán los colores con acuarelas y barnizarán, según describen las hermanas.

La experta Margarita García Pertejo con el lienzo de «Retrato de la reina Isabel II». | J. N.

La experta Margarita García Pertejo con el lienzo de «Retrato de la reina Isabel II». / Cedida

Retrato de Isabel II, de la Diputación

La pintura de "Retrato de la reina Isabel II", un cuadro datado en 1855, presenta "dos cortes muy limpios" en la esquina inferior derecha, efectuados "en la misma dirección y con el mismo arco que la rotura".

Al descolgar la pieza las expertas han comprobado que el cuadro había sido previamente intervenido "en un tiempo cercano" por las prácticas detectadas.

La búsqueda de información sobre el lienzo en el amplio archivo de la institución provincial ha permitido conocer que el ejemplo fue intervenido hace solo una década.

Sobre esta pintura existía cierta confusión, puesto que cuando salió a la luz el acto vandálico a los bienes artísticos se pensaba que formaba parte de las piezas cedidas por la pinacoteca madrileña. "Inicialmente se pensó que era del Prado", sin embargo, "se trata de una pieza adquirida por la Diputación Provincial, aunque no sabemos cuándo, ni cómo y es una copia de un Madrazo", remarcan.

Para poder intervenir este cuadro las expertas han tenido que separar el lienzo del marco de la obra. En el proceso de reparación de la zona afectada, además de eliminar el polvo que tenía acumulado, llevarán a cabo "una protección por la parte delantera para luego poner los parches en la parte de atrás" y posteriormente emplearán el "gesso" para igualar la preparación del cuadro en los segmentos donde se ha perdido, reintegrarán los colores y barnizarán.

La intervención de los deterioros que presentan ambas creaciones pictóricas concluirá esta semana, ya que el estado general es bueno al haber sido puesto a punto "Vistiendo a la novia" a principios de este año, y "Retrato de la Reina Isabel II", hace una década. Las piezas, salvo cambios, está previsto que vuelvan a ubicarse en los pasillos de la institución provincial de Zamora.

El cuadro del Prado, "Paisaje de Normandía"

Respecto a la tercera de las obras artísticas afectadas por el acto vandálico, "Paisaje de Normandía", de 1884 del artista Jaime Morera y Galicia, las restauradoras han cuantificado un total de "22 rotos" lo que, en su opinión, evidencia que "en él se han ensañado". "El acto no lo llevó a cabo alguien que pasa de largo", quien lo hiciera "se tomó su tiempo y además es una obra que estaba situada a una cierta altura", puntualiza Gloria García.

Sobre la reparación de este lienzo, al ser la obra propiedad del Museo del Prado, será la pinacoteca nacional en su momento quien se encargue de su reparación y serán técnicos del centro estatal quienes determinarán si la pieza deberá regresar a sus talleres para ser rehabilitada o bien si optan por desplazar expertos hasta la capital zamorana.

Medidas de seguridad

Las agresiones sufridas por estas piezas artísticas exhibidas en los pasillos de la Diputación han hecho que se aumente las medidas de seguridad en el edificio público, donde instarán un circuito cerrado de cámaras que permita ver todo el inmueble, muy complejo en su estructura.

Los desperfectos en los cuadros fueron detectados el pasado sábado 30 de septiembre por personal de seguridad que recorre de forma constante las estancias del inmueble de la Diputación. La agresión la comunicaron de inmediato a Presidencia de la institución, lo que permitió la rápida intervención del presidente de la administración provincial, Javier Faúndez, quien denunció los hechos ante la Policía Nacional que los investiga.