La entrada al Juzgado de Menores del acusado por el asesinato de Leticia Rosino ha estado rodeada de tensión. El menor, de 16 años, ha tenido que ser protegido por la Policía Nacional y los empleados de seguridad del juzgado ante la numerosa afluencia de público que se ha concentrado en la entrada del edificio.