Kiosko

La Opinión de Zamora

Sucesos en Zamora

El joven apuñalado en las fiestas de Moraleja se debatió entre la vida y la muerte

El joven fue operado en Salamanca a corazón abierto, tras permanacer cuatro horas en urgencias de Zamora y recibir 4 puntos de sutura

Vecinos de Moraleja del Vino durante las fiestas. JOSE LUIS FERNANDEZ

Entre la vida y la muerte se debatió el joven zamorano de 18 años apuñalado con una navaja en la madrugada del viernes, día 22 de julio, a las 5.00 horas, en las fiestas de Moraleja del Vino por otro varón al que no conocía de nada y que "llevaba toda la noche amenazando a gente del pueblo y pidiendo dinero", explican testigos del suceso.

La familia denuncia la tardanza del Hospital Virgen de la Concha en derivarle al Hospital Universitario de Salamanca, donde tuvo que ser intervenido de urgencia y en situación de extrema gravedad, tal es así que "los médicos le dijeron mientras le trasladaban al quirófano y le iban leyendo la autorización de la operación, en el propio ascensor, que llamara a su madre: le intervenían a vida o muerte, a corazón abierto", explica su hermana, quien cree que el servicio de urgencias del Complejo Asistencial de Zamora debería haberle hecho el TAC para comprobar la profundidad de la puñalada, que traspasó la bolsa que recubre el corazón y alcanzó una profundidad de entre 2 y 4 milímetros, según ha podido saber LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA.

El joven sufre un trauma por toda la situación vivida, las indicaciones de los médicos de Salamanca para que hablara con su madre por teléfono le llevaron a pensar que era muy probable que muriera en el quirófano. Una experiencia a la que se suman las más de seis horas de angustia desde que recibe la puñalada a las 5.00 horas y hasta que le operan en el hospital salmantino pasadas las 11.00 horas del día 22 de julio.

Cuatro puntos y para casa

"Cuando llegó a urgencias en Zamora, los médicos solo le introdujeron un instrumento para comprobar la dimensión del "pinchazo" y le dijeron que la herida era superficial", que le darían 4 puntos y en dos horas podría volver a casa, explica la familia del joven que permanece ingresado en Salamanca y no obtendrá el alta hasta mediados de semana. Y así lo hicieron, tras coserle la herida, volvió al vox de urgencias con su familia, "pero no dejaba de tener frío y encontrarse mal, mi madre y mi hermano le insistieron a los médicos en que se encontraba mal, pero nos decían que estuviera tranquilo, que no era nada".

Finalmente, los facultativos le repitieron los análisis y "comprobaron que estaba descompensado y después de hicieron un TAC, que deberían haber realizado cuando entró en urgencias" para comprobar la dimensión de la incisión de la navaja. Ahí es cuando ven el alcance de la grave lesión que el joven de Moraleja del Vino ha sufrido tras el ataque con arma blanca y le derivan de urgencia del Complejo Asistencial de Salamanca.

La familia denuncia, asimismo, la tardanza de la ambulancia en llegar desde Zamora capital, "35 minutos, lo sabemos porque fue el tiempo que le llevó a mi hermano mayor llegar a Moraleja y llegó al mismo tiempo" que el vehículo sanitario, agrega la familia, que se plantea emprender acciones judiciales por un posible caso de negligencia o mala praxis del equipo médico del Complejo Asistencial de Zamora. El vecino de esta localidad se encuentra bajo de ánimo, declara su hermana, muy preocupada, como el resto de allegados, por la salud del estudiante del ciclo de Formación Profesional de Soldadura en el centro de Menesianos.

El pronóstico de los facultativos de Salamanca fue de extrema gravedad y, tras la intervención, le han indicado que tendrá un periodo de recuperación de entre 6 meses y un año hasta que pueda comenzar a hacer vida normal.

El acusado, en prisión provisional

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Zamora, que decretó el ingreso en prisión provisional del hombre que asestó la puñalada al joven de Moraleja del Vino, investiga las circunstancias que rodearon a la agresión para esclarecer cómo se produjeron los hechos. La Guardia Civil pudo detener al acusado gracias a la reacción de los vecinos de la localidad que se encontraban en la plaza en la verbena y acorralaron al agresor hasta que llegaron los agentes.

Compartir el artículo

stats