Kiosko

La Opinión de Zamora

Zamora llega a la primavera tras cerrar el segundo invierno más seco de la historia

La falta de precipitaciones provoca que la reserva hídrica se encuentre muy por debajo de su capacidad máxima de almacenaje

Situación de sequía en el embalse de Ricobayo en la provincia de Zamora.

La Aemet ha hecho público su avance climático del invierno 2021-2022, que fue extremadamente seco y muy cálido. En concreto, se trató del segundo más seco y del cuarto más cálido de la serie histórica, que arrancó en 1961. Las precipitaciones en España alcanzaron los 89 litros por metro cuadrado, lo que representa únicamente un 45% del valor normal en invierno.

Este invierno, el segundo más seco de la serie histórica únicamente superado por el invierno de 2011-2012, estuvo precedido por un otoño también más seco de lo normal. Si se analizan los datos de precipitación de los últimos doce meses, se puede hablar de una situación de sequía meteorológica en el conjunto de España, así como en la mayor parte de las cuencas.

A nivel global, diciembre de 2021, enero y febrero de 2022 han sido los sextos más cálidos de su serie mensual. En Europa, pese a ser el diciembre más frío desde 2012, el balance global de la estación se quedó 0,9 ºC por encima del promedio del período de referencia 1991-2020.

De esta forma ha quedado caracterizado como el séptimo invierno más cálido de la serie en el continente, es decir, de los últimos 43 años. La anomalía en las horas de sol del pasado trimestre respecto al promedio de 1983-2010 ha alcanzado valores positivos en buena parte del sur-suroeste europeo.

Puesto que existe una elevada correlación entre las anomalías de insolación y las de precipitación, consecuentemente podemos hablar, a casi finales de marzo, de situación de sequía meteorológica en buena parte del sur-suroeste europeo, entre los que se encuentra España, en base a la definición del Índice Estandarizado de Precipitación y Evapotranspiración (SPEI) a 12 meses.

Embalses del Duero

A fechas de la semana pasada, los embalses del Duero almacenaban 3.781 hectómetros cúbicos de agua, una cifra inferior a la media de la última década en esta época del año, que es de 5.298 hectómetros cúbicos. Datos que demuestran que no se ha superado la sequía en la cuenca del Duero y debe de llover más en primavera para una buena campaña de riego y acabar con esta sequía meteorológica que la Aemet advierte.

Hace un año, la reserva hídrica de la cuenca del Duero era de 6.260 hectómetros cúbicos. El agua almacenada ahora es solamente el 60% del agua que había almacenada hace un año. La capacidad total de la reserva hídrica del Duero es de 7.507 hectómetros cúbicos. Esto quiere decir que actualmente el conjunto de los embalses de la cuenca está justo al 50% de su capacidad.

En relación al tiempo previsto para el trimestre abril-mayo-junio de 2022 en España, hay una mayor probabilidad de que llueva menos de lo normal en la vertiente atlántica, especialmente en el noroeste peninsular donde la fiabilidad de la predicción en esta ocasión es más elevada.

Más calor

En lo referente a temperatura hay una gran probabilidad de que la temperatura media se encuentre en el tercio cálido en toda España, es decir, que haga más calor de lo habitual en el país.

Sin embargo, tras la entrada de la primavera, Zamora afronta una semana cargada de lluvia para alegría del campo. La previsión del tiempo en la provincia para los próximos días dará un descanso a los agricultores y mitigará su preocupación por la incipiente sequía que compromete el riego y acecha a los cultivos de esta campaña.

Según el pronóstico de la Agencia Estatal de Meteorología, Zamora vivirá esta semana pasada por agua con probabilidad de precipitaciones entre el 60 y el 100% desde hoy hasta el viernes. Eso sí, las lluvias podrían ser de carácter tormentoso.

Compartir el artículo

stats