El Airbus que trajo en jaque a Zamora

El Airbus que trajo en jaque a Zamora

El vuelo de un avión comercial Airbus dando once vueltas sobre Zamora durante aproximadamente una hora despertó la curiosidad de toda la ciudad, debido a que los potentes motores de la aeronave, un Airbus A330-243F rompían el silencio de la plácida noche zamorana. Sin aeropuertos cerca, nadie sabía a ciencia cierta la causa de tan extraño vuelo, hasta que se desveló que la causa del desvío de la trayectoria y del aterrizaje de emergencia en Madrid fue un fallo elétrico en la aeronave.

Y es que el avión de carga, fletado por la compañía colombiana Avianca, despegó de Ámsterdam a las 19.35 horas de la tarde, fue hasta Dublín, regresó hasta la capital holandesa y de ahí emprendió su camino hacia España atravesando Bélgica y Francia. En España, se dirigió hacia Zamora, donde aproximadamente dio unas once vueltas antes de poner rumbo a Madrid, donde aterrizó finalmente a la 01.54 de la madrugada tras un largo periplo de 6 horas y 19 minutos en el aire.

Las imágenes del rastro del vuelo QT4046 de la compañía Avianca Cargo reflejan la importante diferencia entre la ruta inicialmente prevista y la que le llevó a tomar tierra en Madrid, no sin antes dejar un rastro de precisos óvalos justo encima de la capital zamorana.

Este diario tuvo ocasión de pedir opinión sobre el suceso a un comandante de vuelo, quien asegura que lo ocurrido ayer en Zamora es relativamente habitual, y fue precisamente el hecho de que ocurriera de noche, cuando hay más silencio en la ciudad, lo que permitió a los ciudadanos percatarse. “Es normal. Como ocurrió a medianoche y estaba todo más en silencio por eso se han percatado más personas de ello”. Según explica, al tener que adelantar el aterrizaje, el avión, que tenía combustible para atravesar el Atlántico, tuvo que estar dando vueltas para perder queroseno , de forma que el peso fuera inferior y el aterrizaje más seguro.

Según los datos del rastreo el avión descendió de la altitud que traía en el viaje y al llegar a Zamora se situó sobre los 4.500 metros. También disminuyó la velocidad hasta poco menos de los 500 kilómetros por hora. Tras dar once vueltas, prácticamente idénticas, enfiló de nuevo rumbo a Madrid.Un avión que volaba de Ámsterdam a Miami tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Madrid, pero antes sobrevoló en círculos durante una hora por encima de Zamora, en torno a sistema de radioayuda de Coreses. El constante sonido de los potentes motores RR Trent despertó del sueño o la curiosidad, según los casos, a los zamoranos.

MÁS DE 200 AERONAVES UTILIZAN LAS TRECE AEROVÍAS QUE CONTROLA CORESES

En torno a 200 aviones sobrevuelan normalmente a diario el cielo de Zamora, ya que sobre el centro de navegación aérea de Coreses, en las cercanías de la capital confluyen nada menos que trece aerovías, las “autopistas” que utilizan los aviones. Son datos de antes de la pandemia, por lo que seguramente en estos momentos el tráfico aéreo que sobrevuela Zamora, como el del resto del mundo esté notablemente mermado.

El campo de antenas de radionavegación se encuentra en el paraje conocido como Prado Boyal, y es un punto de referencia para el control de los aviones que salen o entran por el Oeste peninsular, incluidos los vuelos transoceánicos. Las instalaciones de Coreses son un VOR, siglas en inglés que se pueden traducir como radiofaro omnidireccional de muy alta frecuencia, que tiene como misión ayudar a los aviones a establecer el rumbo y situarse en la ruta correcta. Las instalaciones de Coreses resultan operativas durante un tramo aproximado de 200 kilómetros, aunque esta distancia depende de la altitud a la que vuelen los aviones. Forma parte de la red que una Madrid con Santiago de Compostela, por lo que se encarga de un importante número de rutas que enlazan la capital de España con la de la Comunidad Gallega, así como con América.