Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

La producción de remolacha en Toro, la más baja de las últimas campañas

La Azucarera encara la recta final de la temporada de molturación, en la que la sequía "ha complicado" el ciclo agronómico del cultivo

Un camión cargado de remolacha accede a la Azucarera de Toro. | M. J. C.

La Azucarera de Toro encara la recta final de una campaña marcada por el menor rendimiento obtenido por hectárea, como consecuencia de las elevadas temperaturas registradas el pasado verano y la escasez de agua para el riego del cultivo, factores que "complicaron" el ciclo agronómico, desde la siembra hasta la recolección.

La directora del área agrícola de Azucarera, Salomé Santos, recordó que la campaña en la fábrica de Toro arrancó el pasado 3 de octubre, antes que en pasadas temporadas por la “necesidad de producción de azúcar” y, en principio, concluirá a finales de este mes.

Hasta la fecha, como apuntó Santos, la factoría ha recepcionado y molturado un total de 262.000 toneladas arrancadas en 2.416 hectáreas, de las 320.000 toneladas que tiene previsto procesar este año y cultivadas en la zona de influencia de Toro, a las que hay que sumar otras 120.000 procedentes de La Bañeza.

Precisó Santos que la compañía adquirió para la presente campaña el compromiso de adaptar la molienda a las necesidades de los agricultores, compromiso basado en una mayor flexibilidad a la hora de extraer la remolacha cuando se encuentre en el nivel óptimo de maduración y con un mayor nivel de sacarosa, además de asumir el transporte a la fábrica que en ese momento se encuentre abierta.

Por este motivo, la planta toresana molturará remolacha procedente de La Bañeza, aunque agricultores de la zona de Toro podrán trasladar su producción a la factoría leonesa si consideran conveniente retrasar el arranque.

De la presente campaña, Santos resaltó que, a pesar de que se está alcanzando un rendimiento “razonable” por hectárea, la producción de remolacha es inferior a la de años anteriores en la zona de Toro.

El origen de la merma de los rendimientos es un “ciclo agronómico complicado”, por las altas temperaturas registradas durante el pasado verano, así como por la sequía y la escasez de agua para el riego en algunos canales, que propiciaron el “estrés hídrico” del cultivo.

Por los citados factores, la media de producción de remolacha por hectárea ronda en la presenta campaña las 90 toneladas de raíz. En cuanto a la riqueza de la remolacha ya molturada, precisó que la media oscila entre 17,4 y 17,5 grados, mientras que el descuento aplicado en las entregas de la raíz ronda el 7,8%, un descuento “bajo”, según Santos, porque se ha eliminado el que afectaba a la corona.

De otro lado, reconoció que la campaña remolachera se desarrolla sin incidentes aunque, en días de lluvia y ante la imposibilidad de acceder a las parcelas para el arranque, la fábrica ha adaptado la molturación a la raíz almacenada en sus instalaciones, sin tener que paralizar el procesado del cultivo.

Para la presente campaña, en la zona de Toro se sembraron un total de 3.650 hectáreas y, para próximos años, Azucarera se ha marcado como objetivo prioritario incrementar la superficie destinada al cultivo de raíz. En la presente campaña, Azucarera duplicó la plantilla de trabajadores con la que cuenta el resto del año en la fábrica de Toro, hasta alcanzar la cifra de 178.

A lo largo del presente ejercicio, la compañía ha invertido en la fábrica toresana más de 3,7 millones de euros en la ejecución de trabajos de optimización de eficiencia energética, la mejora de la seguridad alimentaria y el mantenimiento de las instalaciones, con el objetivo de mejorar el proceso de molturación y de hacerlo más ágil y cómodo para los remolacheros.

Compartir el artículo

stats