19 de abril de 2019
19.04.2019

La familia culinaria se amplía

El plato típico de dos y pingada estrena nuevo envase con la imagen de la Virgen del Encuentro

19.04.2019 | 04:01
La Virgen del Encuentro, con lo que "esconde" su mesa en el packaging ideado por Javier Garduño.

Hace tres años fue todo un éxito y han querido "ampliar la familia" para que la gente pueda elegir en qué envase desea llevarse los ingredientes básicos para disfrutar este Domingo de Resurrección en su casa del plato típico con el que se pone punto y final a la Semana Santa zamorana.

El tradicional plato de dos y pingada estrena este año su singular "mesa" con la Virgen del Encuentro como protagonista. La imagen de Cofradía de la Santísima Resurrección, que procesiona el Domingo de Resurrección, a partir de ahora acompañará también en esta presentación gastronómica al Cristo Resucitado, que fue el primer paso en convertirse en envase para guardar los huevos y el jamón de tan sencillo y famoso plato en casas, bares y restaurantes zamoranos.

Se trata también de un divertido coleccionable, puesto que ambas figuras se pueden montar y hacer que los niños recreen una de las tradiciones más arraigadas de Zamora como parte de sus juegos, que incluye incluso los pies de los cargadores del paso.

"Teníamos en mente desde el principio poder hacer también el paso de la Virgen y ahora cobraba más fuerza, vista la buena acogida recibida por parte del Cristo Resucitado", explica Javier Garduño, encargado del diseño. "Ahora tenemos toda la procesión completa", aplaude tras la puesta en venta de este nuevo envase.

Y es que, en principio, se consideró un poco "arriesgado" lanzar al mercado ambos productos sin saber si iban a tener una buena acogida. Ahora está más que comprobado que gusta –y mucho– y por ello se han decidido a completar la oferta con el otro paso que compone esta última procesión de la Pasión zamorana, conocida por muchos como la primera romería del año, debido a la algarabía que reina en las calles.

Este envase se puede encontrar durante todos estos días en el establecimiento de la Carnicería Díaz, ubicado en la calle San Andrés, donde se puede elegir entre la Virgen del Encuentro y el Cristo Resucitado, con idéntico y sabroso contenido.

Una idea de su dueño a la que el estudio de Garduño le dio forma y que, según él mismo confiesa, podría tener pronto nuevos acompañantes, puesto han sido varias las cofradías de la Semana Santa zamorana las que se han interesado por convertir sus pasos más significativos en esta original propuesta para zamoranos y turistas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook