Kiosko

La Opinión de Zamora

Carmen Ferreras

Zamoreando

Carmen Ferreras

Hasta el Cuartel Arroquia

El Arma de Ingenieros no podía tener mejor patrón

opinion LOZ

Hasta el emblemático cuartel salmantino viaja hoy mi felicitación y mi saludo más cariñoso y emocionado que hago llegar por igual a Oficiales, Suboficiales y Tropa de ese Regimiento, en justa correspondencia a la recibida, y ya contestada por canales privados, del coronel Jefe del Regimiento de Especialidades de Ingenieros, nº 11, Ignacio García López. Con cuanta ilusión la recibí y con cuanto cariño lo recuerdo ahora, en este día tan importante para ellos y para mí y no sólo como Embajadora Marca Ejército. Hoy celebran como corresponde, con solemnidad y por todo lo alto, la festividad de San Fernando, ingeniero militar en la cruzada de la Reconquista, Santo Patrón del Arma de Ingenieros. Fernando III, hijo de Alfonso IX de León y Berenguela de Castilla, reinó sobre Castilla y León haciendo de su reinado una cruzada liberadora de los territorios peninsulares, en poder del Islam.

Un gran santo, un santo de los grandes, que es honrado como corresponde desde el 16 de enero de 1804. San Fernando fue ingeniero en la Guerra y gobernante moderado en la Paz. Sin duda un ejemplo a seguir. Rey y Santo. El Arma de Ingenieros no podía tener mejor patrón. No quiero olvidar la vinculación estrechísima entre el Regimiento y Zamora, más concretamente la localidad de Peleas de Arriba, donde se fecha el nacimiento de Fernando III. Sería bonito, edificante y muy de agradecer por parte de todos los zamoranos que, siempre que fuera posible, en sucesivas ocasiones, más allá de una corona de laurel, se le diera parecida solemnidad a la que hoy se vivirá en esa joya arquitectónica, el antiguo cuartel de caballería, hoy de ingenieros, hogar del Regimiento de Especialidades, número 11, cuyas piedras se acercan al siglo de historia, al siglo de monumentalidad. Salamanca no sería igual sin este cuartel recortándose en su paisaje urbano.

Siendo una enamorada de las piedras, prefiero declarar mi cariño a quienes dan vida y contenido al recinto. A los hombres y mujeres que lo habitan, a sus familias. A esos militares tan cercanos, tan nuestros, tan serviciales, que han dado muestras más que suficientes de su amor a España y de la defensa de los españoles, incluso de enemigos invisibles pero mortíferos como el Virus SARS-CoV-2, prestando servicios impagables a los ciudadanos y a la propia sanidad. No puedo estar más de acuerdo con su lema: “Por el Trabajo a la Victoria”.

Pero hoy toca disfrutar, hoy toca festejar a un gran santo, San Fernando III, su patrón. Desde esta ventana de papel les hago llegar un abrazo de esos a los que pongo calor de manta zamorana. ¡Que el Santo Patrón les bendiga!

Compartir el artículo

stats