Kiosko

La Opinión de Zamora

Balonmano

Elba Álvarez, oro en los Juegos Mediterráneos: “Como experiencia deportiva ha sido una pasada”

“Hemos tenido muy pocos entrenamientos, pero nos hemos ido haciendo y conjuntando a medida que han pasado los partidos”

Elba Álvarez, con la medalla de oro tras ganar los Juegos Mediterráneos.

Elba Álvarez ya ha entrado en la lista de las mejores deportistas zamoranas. La canterana del Balonmano Zamora, ahora en las filas del Aula Cultural, acaba de proclamarse campeona de los Juegos Mediterráneos en lo que fue su debut con las “Guerreras”, con la Selección Absoluta de Balonmano, con quien anhela repetir experiencia (si así lo considera el seleccionador) dentro de unos meses en el Europeo. Días después de colgarse la medalla todavía disfruta de este importante triunfo, aunque sin perder de vista que en tres semanas comienza la pretemporada con su equipo, donde compartirá vivencias con otra zamorana, María Prieto O’Mullony.

–¿Cómo ha sido la experiencia de estar en Orán, en los Juegos Mediterráneos con la Absoluta?

–Ha sido una experiencia muy auténtica, sobre todo por el sitio. Estábamos en Orán, nada de hoteles de cinco estrellas, ni de resort. Era un complejo turístico muy normal, muy auténtico. Con todo lo de allí, con la gente de allí, y lo que se hace todos los días, la comida... Estaba muy organizado porque justo ahí era donde se competía en vela, y estaba muy bien montado. Aprendes, conoces y vives tal cual es.

–A nivel deportivo, ¿cómo ha sido estar y ser una “guerrera” más?

–Se podía pensar que íbamos como campeonas, como favoritas, pero al final el equipo que ganó hace cuatro años no se parece ni un poco al de ahora. Hemos tenido muy pocos entrenamientos para preparar el campeonato, pero nos hemos ido haciendo a medida que han pasado los partidos, nos hemos ido conjuntando. Al principio nos costaba más arrancar, tácticamente al final cada una viene de su padre y de su madre y es difícil conjuntar todo. Teníamos un par de jugadoras que habían estado anteriormente en la selección, y son las que han liderado. Una vez metidas en “semis”, ya estábamos súper a gusto porque era un conjunto muy unido y teníamos muy claro lo que queríamos. Además, como experiencia deportiva es una pasada porque juegas con gente con la que te enfrentas en liga, aprendes, juegas contra otros equipos, aprendes a competir contra otro estilo de juego que en España no se ve, más europeo. Eran preparaciones de partido muy diferentes a las que la mayoría habíamos vivido y terminar con un oro es un premio enorme.

–Era su debut con la Absoluta ¿cuál ha sido su rol?

–Iba de lateral derecho, que es dónde juego en Valladolid. Teníamos solamente una zurda en el lateral y tuvo la mala suerte de lesionarse en el primer partido, así que he acaparado más minutos de lo que tenía pensado por la lesión de mi compañera. No sabría decirte qué rol he tenido. He afrontado todos los partidos con la máxima seriedad e intentando aportar lo que me salía. Lógicamente con muchos nervios al principio que se han ido marchando, y eso se ha notado en los últimos partidos en los que he estado más segura. Los nervios se han ido marchando, había “nervios buenos”, nervios de estar ahí, y hacerlo bien.

–Más que nervios, responsabilidad.

–Sí, responsabilidad, pero también unos nervios que no quieres que se coman lo que es disfrutar, porque es un regalo estar ahí. Te paras a pensar y muchas de las que jugamos balonmano a nivel profesional en España matarían por estar ahí. Estás y tienes la responsabilidad de hacerlo bien por ti y por las que no han ido. Sea en los Juegos Mediterráneos, en un amistoso en Madrid o donde sea.

Celebración de la Selección

–Esto ha sido un primer paso, ¿le ha avanzado algo el seleccionador de cara al futuro?

–Sí es verdad que al haber ido a este campeonato estoy un poco en la órbita de las 16 posibles que pueden entrar. El Europeo es en noviembre, y esta ha sido la última prueba de fuego del grupo hasta que se concentre de nuevo para esa competición, y puede que de aquí haya sacado a alguna persona que pueda ir, y ojalá. Yo estoy muy contenta por haber ido y por saber que estoy ahí. El seleccionador no ha hablado a título individual, sino a nivel de grupo, y está contento. Nos hemos predispuesto mejor de lo que él creía y se ha llevado una grata sorpresa. Confiaba en que iba a ir bien, pero creo que sido todavía mejor.

–Ahora vacaciones, ¿cuándo vuelve al trabajo?

–El 1 de agosto. Ahora tengo unos días para desconectar un poquito, pero hay que empezar con gimnasio ya. La Liga empieza el 3 de septiembre, con un formato diferente porque somos menos equipos, hay una liga con play-off, el Europeo, que para las que van es muy bueno pero para las que no puede que no tanto por si estás en un buen momento de juego y llega un parón…

–Esta próxima temporada tendrá como compañera a otra zamorana, María O’Mullony, ¿le resulta especial?, ¿tiene relación con ella?

–Contacto no tenemos, pero claro que nos conocemos. Solo he coincidido cuando empecé en la Selección de Castilla y León, que era su último año, y cuando llegué a Valladolid ella se marchó. Es especial y bonito. Me da curiosidad saber si nos vamos a llevar bien dentro y fuera de la pista. Es un buen fichaje para un Aula que se queda un poco sin esa gente que antes era tan protagonista. Se ha ido mucha gente y vienen nuevas, y entre ellas María que ya ha estado, sabe cuál es el rollo, controla… no parte de cero y nos va a dar esa ventaja. María es una jugadora muy vertical, muy rápida y muy buena por lo que se va a adaptar muy rápido al juego del Aula, otra vez.

–Ella también estuvo en la Absoluta, confiamos en que pueda volver. Sería una maravilla que dos canteranas del Balonmano Zamora coincidieran en la Selección.

–La verdad que sí. Sobre todo para la gente que empieza a jugar a balonmano, para la base, y si alguien duda de si cuidar o no la cantera, vean que sí. Hay que apostar por la base porque los años que estuve allí todo fue muy bueno y eso me ha hecho estar donde estoy.

Compartir el artículo

stats