Kiosko

La Opinión de Zamora

Atletismo

Ayuda zamorana para el hombre con ELA que acumula ya 15 maratones

Dos zamoranos acompañan a Carlos García Espada, enfermo de esclerosis lateral amiotrófica, con un 99% de discapacidad, en la Maratón de Madrid

Carlos García Espada, junto a todo el equipo que le acompañó en Madrid. | | CEDIDA

Correr 15 maratones en una década (dos cada año y medio) puede entrar dentro de lo normal para atletas aficionados y deportistas que le han cogido el gusto al “running”, muy de moda en los últimos tiempos. Sin embargo, la historia de Manuel Domínguez Valcárcel es muy diferente. Este zamorano ha cubierto todas estas citas por buena parte de España (Madrid, Sevilla, Valencia, Barcelona, San Sebastián…) junto a su compañero, amigo y mentor Carlos García Espada, al que hace 14 años le detectaron esclerosis lateral amiotrófica (ELA) bulbar, una de las más agresivas, y al que le dieron tres años de vida.

Fue él mismo el que le comunicó la terrible noticia en una comida de trabajo y, como es de esperar, el shock fue absoluto entre los amigos y la familia, que han ido viendo poco a poco cómo se degeneraba. Nadie en aquel momento podía imaginarse el poder llegar a cumplir retos deportivos como los que están llevando a cabo juntos, y más teniendo en cuenta que Carlos tiene ahora mismo un 99% de discapacidad y solo mueve los ojos, a través de los que se comunica, por lo que necesita asistencia las 24 horas del día.

Susana Rodríguez, Pedri, Carlos García Espada, Manuel Domínguez y Daniel Valcárcel. | | CEDIDA

La historia deportiva de Carlos García Espada y Manuel Domínguez Valcárcel arranca hace años cuando un amigo común gana un concurso para acudir a la Maratón de Praga bajo el lema “razones por las que correrías” argumentando que su máxima motivación era dar los pasos que su amigo no podía dar por su enfermedad.

“A partir de ahí, me pide que le ayude a prepararse, pero a la vez empezamos a plantear la posibilidad de hacer una maratón con Carlos. Teníamos dos meses para tener todo preparado. Fue un caos”, recuerda Domínguez Valcárcel y es que lo principal era contar con una silla absolutamente adaptada y preparada para cubrir los 42 kilómetros y todas las necesidades que pudieran tener. Pero ahí estuvieron. En la Maratón de Madrid de 2012 tomando la salida con Carlos y otras 130 personas que se sumaron a esta iniciativa.

El equipo de Carlos, al término de la carrera Cedida

Una década después, y con 13 carreras a su espalda, este fin de semana volvían al punto inicial, a Madrid, donde completaron su décimo quinta maratón, y con muchos objetivos todavía por delante.

En la capital, además, estuvieron acompañados por amigos, algunos también zamoranos, como Daniel Valcárcel Pérez, que se desplazó expresamente desde Zamora para unirse a un reto en el que se contó con la presencia de la atleta paralímpica Susana Rodríguez, que los acompañó en varios puntos del recorrido y con la que cruzaron la línea de meta, dando un espaldarazo vital para visualizar lo realizado. “Es una persona espectacular” cuentan los que estuvieron con ella y es que está muy involucrada en proyectos de superación personal. Ella misma calificaba de “impresionante” el esfuerzo y trabajo realizado, y recalcaba que “lo que mueve el deporte no lo mueve nadie en el mundo. Estoy segura de que este “team” tiene cuerda para rato”.

En esta ocasión, una vez más, cumplieron el objetivo con tiempos que, aunque no tienen trascendencia, siempre quieren mejorar: unas 4 horas y 40 minutos totales, y alrededor de 4 horas y 5 minutos en movimiento, descontando todas las paradas.

Sin embargo, Manuel Domínguez admite que no todo es tan idílico como puede parecer, ni mucho menos fácil puesto que también se viven momentos de tensión. Él mismo explica que tardan alrededor de una hora en preparar a Carlos en su silla y después tienen que ir parando cada 8-10 kilómetros para comprobar que todo está bien. “Si levanta las cejas es que todo va bien, pero si guiña un ojo es que algo va mal e iniciamos una secuencia de preguntas hasta dar con lo que le sucede y es que puede ser algún tipo de dolor en la silla o relacionado con la respiración”.

ESTAR EN LAS SEIS MARATONES MÁS PRESTIGIOSAS DEL MUNDO

Aun así, quieren más y tienen el ambicioso reto ya previsto: que Carlos García Espada sea la primera persona con ELA en participar en las “Six Majors”, las seis maratones más prestigiosas del mundo como son Nueva York, Boston, Chicago, Londres, Berlín y Tokio. “Creemos que podemos hacerlos en tres años, dos por año, y en esto estamos ahora muy involucrados”.

Ellos mismos son conscientes de que hay quien no entiende que quieren cumplir estos retos, pero ellos lo tienen claro, el primero Carlos. “Él quiere que sus hijos vean que no está muerto, que puede seguir haciendo cosas importantes, y nuestra motivación es esa, hacer ver que son personas no armarios”, y tienen claro que “juntos logramos retos imposibles”.

Compartir el artículo

stats