Galende sube los impuestos "por quiebra técnica" y una deuda de 4,5 millones

El Pleno aprobó la propuesta con los cuatro votos de PSOE y PP a pesar de la posición en contra de los dos concejales de Futuro

Pleno de Galende en el que se aprueba la subida de impuestos. | A. S.

Pleno de Galende en el que se aprueba la subida de impuestos. | A. S. / Araceli Saavedra

El Pleno del Ayuntamiento de Galende aprobó la subida de la tasa de recogida de residuos domiciliaria, una subida que pasa de 60 a 70 euros por domicilio particular pero que se reducen en el caso de industria, hostelería y comercio.

La propuesta se aprobó con los cuatro votos de los grupos PSOE y PP, con el voto en contra de los dos concejales de Futuro. Los industriales se benefician de una cuantiosa reducción, así, el pago por encima de los 1.000 euros se reducirá a 150. El estudio económico establece con la aplicación de las nuevas tasas un déficit de 9.200 euros entre lo que se recaudará y el coste.

Esta subida se suma al incremento en dos puntos del Impuesto de Bienes Inmuebles, que pasa del 0,6 al 0,8, una subida que se aprobó en la pasada sesión de octubre, con el voto favorable de los concejales del equipo de gobierno y el voto en contra de Futuro. El estado económico del Ayuntamiento de Galende augura más aumentos de impuestos.

Durante el Pleno, se recordó que el Ayuntamiento de Galende se encuentra en "quiebra técnica" como afirmó el alcalde, José Manuel Chimeno Lois, con una deuda de 4.504.010 euros, con condenas por sentencia judicial de deudas a la empresa Elecnor, la reclamación de una trabajadora del Ayuntamiento, la reciente condena de 6.000 euros a una empresa de espectáculos musicales. Una deuda que "estaba de más atrás".

Los concejales de la oposición, Óscar Coca del Estal y Agustín Santiago Sánchez, defendieron la gestión durante su mandato anterior aportando las cifras del arqueo con más de un millón de euros en cuentas, el pago de la deuda de la urbanización Gándara de poco más de un millón de euros, la reducción de deuda de 3 a 2 millones en una de las entidades y el pago de otras deudas por 360.000 euros.

Óscar Coca subrayó que quedaron en las cuentas más de un millón de euros. El alcalde afirmó que "no voy a hablar de responsables" y trasladó su interés en la colaboración de todos para sacar a flote el Ayuntamiento que es "un problema de todos", explicó.

Futuro tuvo que hacer frente a una deuda de más de cinco millones dejada por el Partido Popular y por un alcalde, cuyo nombre al final sí se oyó en la sesión, Jesús Villasante. Al no recaudarse los ingresos que correspondían, con posterioridad, "la deuda ha ido en aumento" señaló el alcalde.

De no aplicar medidas para aumentar la recaudación y reducir una deuda que ahora se lleva los ingresos en intereses, el Ayuntamiento será intervenido por la Secretaría General de Hacienda, como así quedó claro tras la reunión on-line del alcalde con su máxima responsable Mónica García.

Esa intervención supone el nombramiento de un "administrador judicial" para administrar el Ayuntamiento. Parte de los ingresos del Ayuntamiento de Galende, de Trasferencias periódicas del Estado, están intervenidos, unos 8.700 euros.

Con todo esto, aún están pendientes 422 facturas que suman más de 2,6 millones, además de créditos e intereses. Uno de los concejales señaló que se debe "desde la tintorería hasta el losero".

El alcalde justificó la subida para reducir la deuda y "mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos" mejorando los ingresos para poder acometer obras públicas. La oposición se mostró en desacuerdo ante la pretensión de querer sanear el Ayuntamiento en este mandato, en cuatro años.