Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Una agricultora zamorana presenta un proyecto para repoblar de hongos La Culebra

El plan “Refosetas” combina técnicas tradicionales y modernas para plantar en la zona árboles inoculados con setas aprovechables

Nazaret Mateos Álvarez, agricultora Villanueva de Valrojo, presenta el proyecto “Refosetas”. | A. S.

Nazaret Mateos Álvarez, premio a la Mejor Agricultora Ecológica de Europa, concedido por la Comisión Europea, presentó el proyecto “Refosetas. Reforestando con setas la Sierra de la Culebra” ante los vecinos de su pueblo, Villanueva de Valrojo, y de otras localidades afectadas por los incendios. Un proyecto “innovador” y “único” en Europa diseñado por esta mujer emprendedora, ingeniero forestal, quien ya recibiera anteriormente un premio a la Excelencia a la Innovación de la Actividad Agraria. En el acto de presentación participaron Sergio Vázquez Cerro, ingeniero de Montes y Forestal, y Pablo Mateu, ingeniero Informático y especialista en Seguridad y Sistemas.

“Negro sobre blanco” fue su expresión ante el auditorio para presentar con toda claridad su propuesta de revitalización de la zona, con el apoyo vecinal. Durante los meses de junio y julio ardieron en el LIC (Lugar de Interés Comunitario) y Reserva Regional de la Sierra de la Culebra 62.000 hectáreas. Unos incendios en los que también estuvo Nazaret Mateos apagando el fuego junto con los vecinos del pueblo.

El proyecto propone trasformar el desastre ecológico en “un laboratorio natural” basado en la sostenibilidad enfocada desde las líneas transversales social, económica y medioambiental, mediante la regeneración rápida de la comarca afectada, mediante socios estratégicos referentes, formando un equipo y optimizando tiempos, costes y recursos. Ese laboratorio y sus avances serán pioneros en hacer extrapolables los resultados a cualquier catástrofe similar.

La revitalización ágil que propone en “Refosetas” aúna diferentes estrategias medioambientales que fomenten la resiliencia de los bosques de la zona, sus riquezas y sus gentes.

Los objetivos son la fijación de sustratos mediante técnicas regenerativas; reforestación aprovechable de la zona y la recuperación de la reserva micológica previa. Un último objetivo es el aumento de la riqueza natural de la zona y el asentamiento poblacional.

Parte del público que asistió a la presentación. Araceli Saavedra

Previamente se efectuará un plan estratégico de evaluación y estado de los bosques en el que se fomente la permanencia de individuos que hayan sido resistentes al fuego y que sirven de partida para fijar sustratos con siembras directas compatibles.

En las zonas insalvables se aprovecharán los residuos generados para inocular hongos saprófitos, aprovechables farmacológicamente y alimentariamente. El resultado es fomentar la economía local, la generación de sustrato y el enriquecimiento de suelos.

El plan de reforestación incluye árboles y plantas endémicas micorrizadas para recuperar la microbiota de los suelos, la fijación de sustratos y aprovechamientos micológico y maderero. Recuperar el paisaje y la economía supone “la permanencia a futuro de sus gentes en el territorio”.

Las repoblaciones se harán mediante siembra directa, repoblación tradicional, siembra con drones, inoculación directa e inoculación aérea con drones.

La inoculación en troncos se efectuará con Agrocybe aegerita, Hericium erinaceus, Ganoderma lucidum, Lentinula edodes, además de la limpieza edáfica con Pleorotus eryngii.

Los tratamientos previos de micorrización de planta con “caldos” de Boletus pinicola, Cantharellus cibarius, Tricholoma portentosum, Cantherellus lutencens, Cantherellus cinereus, Macrolepiota procera, Amanita cesarea y Tricholoma terreum.

Siembra con dron de Pinus pinaster inoculado con Lactarius deliciosus, Tricholoma terreun, Cantharellus lutescens, Cantharellus cibarius; además de la plantación de Castanea sativa resistente a la tinta e inoculación con Tuber borchii (temprana), Boletus edulis y Boletus aestivalis. Se realizará también la siembra con dron de Cistus ladanifer inoculado con Boletus edulis.

El plan abarca la plantación de Pinus pinaster micorrizado con Lactarius deliciosus, la plantación de Pinus pinaster, Quercus pirenaica y Castanea sativa micorrizados con Tuber borchii; la plantación de Quercus pyrenaica e inoculación con Boletus aetivalis y Boletus aereus; la inoculación con dron de distintas especies comestibles (Boletus edulis, Boletus aestivalis, Cantharellus cibarius, Lactarius deliciosus, Tricholoma terreum).Y por último la entresaca e Inoculación en pies no quemados de Pinus sylvestris con Boletus edulis.

Con este plan se busca reducir los tiempos de restauración edáfica y forestal, combinar técnicas tradicionales de reforestación con técnicas innovadoras no invasivas, sumado a la inoculación de tocones. El plan mejora la materia orgánica en el suelo del bosque, produce las especies de hongos saprófitos desde el primer año en cantidades comercializables.

Comenzar durante el tercer y cuarto año con la producción de hongos micorricicos, y fomentar la comercialización de los productos y subproductos forestales otorgándoles un valor añadido.

Compartir el artículo

stats