Una dotación de bomberos de Bermillo de Sayago y varios miembros del parque de San Vitero trabajan en el área de monte de Carbajosa, junto a Villalcampo, tras declararse un incendio en la zona (puedes ver la galería de imágenes, aquí). El operativo teme que el viento pueda agravar el fuego, próximo a la N-122, ya que la provincia de Zamora justo entraba a las dos de la tarde de este lunes en alerta amarilla por viento, con rachas máximas de hasta 70 kilómetros por hora de vientos del sur, según la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología.

Incendio en Carbajosa de Alba

Según explican los medios, los vientos que ya han alcanzado los 45 kilómetros por hora han generado muchos problemas e incertidumbre para controlar el incendio, cuyo frente es de dos kilómetros y la cabeza casi alcanza Cerezal de Aliste, donde ha sido detenido. Eso sí, la Junta de Castilla y León ha declarado nivel 1 de incendio por la cercanía al Parque Natural de Arribes del Duero y por la superficie afectada, al menos medio millar de hectáreas. Además, se van a necesitar más de doce horas para controlar el incendio.

Un trabajador trata de apagar las llamas en Carbajosa de Alba. Emilio Fraile

Durante los momentos más críticos, se ha sopesado cortar la N-122 pese al grave problema de tráfico que se generaría, sobre todo para el tráfico de vehículos pesados ya que no existe otra alternativa viable por Moralina o Pino para los camiones. Sin embargo, pese a un giro de última hora, la N-122 no se cortará al tráfico. Además, la lluvia, que no se esperaba hasta las nueve de la noche, ha hecho acto de presencia tímidamente a primera hora de la tarde.

Los primeros agentes en llegar a la zona afectada han sido los de San Vitero, que han podido "salvar" una nave de vacas, sacando los animales del interior. Sobre el terreno trabajan para tratar de atajar las llamas cuatro autobombas, dos cuadrillas, siete agentes medioambientales, cuatro buldócer, cuatro ELIF (cuadrillas helitransportadas), dos helicópteros y un helicóptero de coordinación. Además, una dotación de bomberos, dos aviones anfibio y una BRIF apoyan las tareas de extinción.