La Iglesia de Santa María Real de La Hiniesta, una de las joyas del patrimonio rural zamorano, avalada por la declaración de Bien de Interés Cultural en el año 1944, saca a la luz sus tesoros. Y lo hace a través de una exposición dentro de los actos del 75 aniversario del reconocimiento artístico del monumento que cada año recibe a la patrona de Zamora en una de las romerías más emblemáticas de la provincia.

Con la Virgen de la Hiniesta como joya de la corona de la Iglesia, la exposición de arte sacro muestra un conjunto de piezas y obras de gran valor patrimonial, religioso y sentimental, algunas desconocidas incluso para los propios vecinos de este pueblo situado en el alfoz zamorano. Una casulla del siglo XVI, exhibida en alguna exposición de las Edades del Hombre, o el alba de lino, seda y cáñamo de la misma época en excelentes condiciones de conservación, reciben al visitante en el majestuoso marco del templo, cuyas etapas constructivas abarcan desde el siglo XIII hasta el XVII. 

Cálices, copones, olieras, un incensario o una naveta enriquecen el patrimonio del templo en la exposición que permanecerá abierta a lo largo de los meses de agosto y septiembre. Entre los muros de Santa María la Real se conservan también carros triunfantes junto a la singular talla de una Virgen embarazada, otra imagen mariana con Niño del siglo XVI en piedra labrada y policromada o el ángel San Gabriel del siglo XIV.

Especialmente llamativos son los mantos y el joyero de la Virgen de La Hiniesta, atesorados a lo largo de la historia gracias a donaciones de devotos. Pendientes, rosarios o relicarios antiguos salen a la luz junto a piezas tan singulares como un “negrito” que es un colgante de magnífico valor conforman el ajuar de la patrona de La Hiniesta, como destaca Roberto Pelayo, guía del templo. Todo ello custodiado con especiales condiciones de seguridad.  

“Esta exposición saca a la luz muchas cosas que estaban en baúles y los primeros protagonistas tienen que ser los vecinos de La Hiniesta porque es el patrimonio de su iglesia. Y luego pretendemos que lo conozca todo el mundo que lo desee y espacialmente los zamoranos” expresa Ricardo Casas, alcalde de La Hiniesta.

“Esta exposición saca a la luz tesoros que estaban en baúles"

Ricardo Casas - Alcalde de La Hiniesta

El Ayuntamiento de la Hiniesta en colaboración con la parroquia han organizado esta exposición que viene a dar aún más valor a las visitas turísticas puestas en marcha este verano en el templo. El horario es de 10.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 19.30 de martes a domingo.

Un proyecto que se desarrolla con “gran éxito” a juzgar por las 300 visitas que se contabilizaron el pasado fin de semana desde que el templo abriera sus puertas a los turistas, a partir del 20 de junio durante los fines de semana y desde julio todos los días, en horario de mañana y tarde, excepto los lunes. “Se han superado nuestras expectativas” expresaba con satisfacción el alcalde. “Con todo el parón que ha tenido el turismo debido a la pandemia teníamos un poco de miedo, pero el goteo ha sido constante y este tipo de turismo es muy apropiado para el momento que vivimos; no es de masas, se puede estar de forma tranquila y agradable con todas las garantías de seguridad” defiende Casas. 

"Muchos visitantes se desplazan a La Hiniesta en exclusiva para visitar nuestra iglesia"

Roberto Pelayo - Responsable de las visitas

A lo largo del verano por la iglesia de La Hiniesta han pasado visitantes de diversos puntos del país, conocedores del valor artístico del templo y algunos expresamente desplazados al pueblo. Ha sido el caso de personas llegadas de Valladolid, Segovia y Córdoba que “habían pasado por aquí pero nunca habían visto la iglesia abierta” explica Roberto Pelayo. 

La apertura del monumento, con el apoyo de la Diputación, permite ahora conocer esta joya del patrimonio rural que algún día sueña con ver descubiertas las pinturas góticas que se esconden tras el altar mayor. “Ojalá algún día podamos contemplarlas al natural, por nuestra parte no va a quedar y ya hay expertos dispuestos a hacer estudios” avanza Ricardo Casas.