Blog 
Acerca de la salud, la belleza y el deporte
RSS - Blog de Domingo Segura

El autor

Blog Acerca de la salud, la belleza y el deporte - Domingo Segura

Domingo Segura

Mi experiencia personal en el deporte y la salud.

Sobre este blog de Salud

La información requerida sobre la salud, la belleza y el deporte.


Archivo

  • 17
    Agosto
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Salud

    Infecciones frecuentes, deterioro inmunológico

    A los pediatras les preocupa que muchos niños pasen de sufrir infecciones virales simples a infecciones bacterianas más complicadas y graves.
     
    Infecciones frecuentes, deterioro inmunológico
     
    Nacemos con un sistema inmune inmaduro; en consecuencia, padecemos un elevado número de infecciones durante los primeros meses de vida. Al alcanzar la edad escolar, la tasa de infecciones de un niño no debiera diferenciarse ya de la de un adulto, pero cada vez hay más pequeños con infecciones repetitivas que auguran un subdesarrollo inmunológico.
     

    El mal uso de los antibioticos y la consiguiente aparición de resistencias en los microbios se esgrime como un más que probable origen de esta tendencia al alza de las infecciones bacterianas graves, como septicemia (infección grave que afecta a todo el organismo) o neumonía, sin orden causal. Las infecciones inusuales o un aumento en la casuística de infecciones banales con los años son otras señales de alarma; aunque también empieza cobrar peso un deterioro del sistema inmunológico.

    Continuamente, todos estamos en contacto, desde que nacemos, con microbios causantes de infecciones. Para combatirlos, disponemos de un sistema inmunitario que identifica y elimina a los agentes infecciosos que invaden el organismo. Una parte de este mecanismo es innata (está presente ya en el momento de nacer) y la otra va mejorando a medida que tenemos contacto con nuevos patógenos.

    Desde el nacimiento, el sistema inmunitario reacciona ante una infección con una respuesta inflamatoria, responsable de la fiebre, el dolor, el aumento del número de glóbulos blancos en sangre y la dilatación de los vasos sanguíneos de la zona afectada. Esta reacción sirve para aislar y destruir el patógeno, y es un aviso a progenitores y pediatras de que algo anda mal.

    Razones fisiopatológicas
     
    "Un niño sin mocos es como un jardín sin flores", ironizan los pediatras, a sabiendas de que un ingreso precoz en las guarderías o jardines de infancia ocasiona que los pequeños pasen una media de 60 días al año enfermos. Esto sucede, explican, porque los niños se contagian las infecciones los unos a los otros con extrema facilidad. Babean con frecuencia, se tocan, se besan y manosean e, incluso, chupan los mismos objetos. Si los adultos enfermamos menos es, principalmente, porque tenemos mucho menos contacto con los gérmenes de los demás; por lo tanto, es menos probable que adquiramos tantas infecciones.
     

    Recientemente, no obstante, se ha descubierto que las infecciones repetitivas en edades precoces causan cambios estructurales en los senos paranasales o en las trompas de Eustaquio (conductos de comunicación en cada oído), alterando el desarrollo de las partes óseas del cráneo, los senos paranasales y los oídos. Del mismo modo que defectos estructurales heredados hacen también que sea más fácil adquirir infecciones, como cuando el drenaje normal de la trompa de Eustaquio o de los senos paranasales se encuentra bloqueado y, en estas circunstancias, proliferan las bacterias y sobreviene la infección.

    En la mayoría de los niños, a media que la cabeza se desarrolla, el problema de drenaje mejora. Sin embargo, las cifras apuntan que los pediatras recurren cada vez más a la práctica de drenajes artificiales.

    De la alergia a la infección, y viceversa
     

    Las alergias también pueden causar una sinusitis repetitiva (nariz tupida o nariz con mucha mucosidad) e, incluso, sibilancias. Al mismo tiempo, la inflamación alérgica dentro de la nariz dura mucho tiempo y las vías normales de drenaje experimentan una oclusión. Las bacterias se multiplican entonces causando infecciones. Sin embargo, en estos casos, tan importantes como los antibióticos son los fármacos destinados a tratar la causa última de la infección, que no es otra que la alergia.

    Esta circunstancia despista tanto a padres como a pediatras. La tos que acompaña a las infecciones virales leves puede ser, en realidad, un síntoma asmático. Algunas veces, cuando todo apunta a que los niños adquieren una bronquitis como complicación de un resfriado, resulta que es asma. Estos niños necesitan tanto terapia para el asma como antibióticos para la infección.

    Casos raros
     

    Además, niños con una historia clínica impecable desarrollan infecciones graves sin ninguna razón obvia. En estos casos la primera sospecha del médico recae en una debilidad congénita del sistema inmune, tenida por la causa principal de las infecciones graves repetitivas en la infancia. Inmunodeficiencias infantiles como las provocadas por fibrosis quística o sida son muy raras en nuestro medio. Los investigadores también vinculan el deterioro del sistema inmune a causas ambientales.

    Fumar en un entorno en el que habiten niños en pleno desarrollo puede dañar su sistema inmune. El invierno y las bajas temperaturas tampoco ayudan, ni la masificación de niños en las guarderías (a más niños, más infecciones). Por otro lado, cualquier antecedente familiar de alergia o asma debe ser comunicado al médico a fin de tomar las oportunas precauciones. Asegurarse de que los niños duerman tanto como precisen (necesitan más horas que los adultos) y de que coman alimentos saludables puede favorecer asimismo el sistema inmune.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook