Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Froilán Vecino y Esteban Zamora, ya descansan en paz

Familiares y amigos rinden homenaje a dos represaliados enterrados en una fosa común, ahora asfaltada, del cementerio de Castrogonzalo

Familiares de los dos represaliados, junto a la placa instalada en el cementerio de Castrogonzalo. | E. P.

“García tiene una hija que apenas sabía hablar, y por las calles decía ¡Arriba la libertad!”. Este fragmento de una copla republicana se lo enseñó Fermina a su nieta, Mar Espinilla (Lola Eiffel), de Fuentes de Ropel, a quien también pidió en su lecho de muerte que encontrara a su bisabuelo asesinado, Froilán Vecino Vasco.

Esta mañana en el cementerio de Castrogonzalo se ha rendido un homenaje a Froilán, vecino de Fuentes de Ropel, y a Esteban Zamora Martín, vecino de Castrogonzalo, que fueron asesinados el 18 de agosto de 1936 “y lo fueron porque quisieron hacer de este país un lugar en el que los menos privilegiados tuvieran derechos, en el que la libertad y la justicia social fuesen principios básicos. Un país en el que todas y todos pudieran ser más libres”, según explicó en su discurso Chusa Izquierdo, historiadora e investigadora que durante más de un año ha investigado el paradero de estos dos represaliados.

Pilar Zamora (izquierda) y Lola Eiffel, fundidas en un abrazo durante el homenaje. | E. P.

El homenaje llega 86 años después de su muerte y se hace en un cementerio en el que, lejos de haberse respetado el lugar donde se sabía que estaban enterrados, la fosa común está asfaltada. “Cuando hace dos meses supimos que Froilán y Esteban estaban enterrados aquí sentí una emoción inmensa. No conocer el lugar donde reposan los desaparecidos provoca un dolor indescriptible y encontrarles significaba una pequeña restitución para tanto dolor injusto”, señaló la investigadora. Lola, la biznieta de Froilán, mostró su “frustración” por no poder recuperar su cuerpo. “Esto demuestra la ignominia cometida. Es indignante que no se haya respetado el lugar donde se sabía que estaban enterrados, ocultando por segunda vez los crímenes”, añadió Chusa.

Familiares y amigos de los represaliados dejaron claveles junto a sus fotografías, emocionados. | E. P.

Familiares y amigos de los represaliados dejaron claveles junto a sus fotografías, emocionados. | E. P.

En este sentido, Lola señalaba que poder llevar al cementerio de Fuentes de Ropel, donde está enterrada la viuda de Froilán, la escultura del artista Manolo Sierra es “un detalle simbólico que va a hacer que siempre que vayamos Froilán esté ahí”.

Durante el homenaje, emocionadas hablaron Pilar Zamora quien recordó a sus hermanos ya fallecidos y Lola Eiffel que leyó lo que podría haber sido la carta de estos dos represaliados a sus mujeres las horas antes de su muerte.

Familiares y amigos de los dos represaliados, en el cementerio de Castrogonzalo. / E. P.

Se rindió también homenaje a las mujeres que no pudieron vivir el duelo de sus seres amados, y a todos los asesinados de Castrogonzalo leyendo sus nombres.

“No sería yo quien tuviera que hacerlo. Pero nuestra democracia aún adolece de demasiados miedos y cobardía que no hace más que debilitarla. La recuperación de la memoria democrática es una obligación ética, política y también legal de los poderes públicos”. El alcalde republicano Elías García Argüello, el concejal Antonio Rodríguez Gómez y el vecino Dalmacio Sampedro Rot.

“Ojalá algún día la corporación local, sea del signo que sea, cumpla con su obligación moral y legal de restituir su memoria”, señaló Chusa. No faltó una emotiva lectura de los biznietos de Esteban y los lloros y sonrisas a partes iguales de vecinos y familiares presentes.

Compartir el artículo

stats