Frente al problema de los okupas. "Leyes"

Pocas cosas tenemos más sagradas que nuestro hogar. La dignidad de mi vivienda la pongo yo

19.09.2016 | 00:23
Frente al problema de los okupas. "Leyes"

Pocas cosas tenemos más sagradas que nuestro hogar, desde una carpa para un inmigrante, un albergue, un camping, una chabola, una habitación de un piso compartido, hasta un piso en condiciones o un chalé, todos pueden ser percibidos como un "hogar". La dignidad de mi vivienda la pongo yo, y nada produce más satisfacción que llegar después de un día de trabajo a mi refugio, donde habitan mis seres queridos o mis recuerdos, mis gustos, mis hobbies, mi sillón preferido, mi descanso y mi ocio. Hacer del hogar y la vivienda una prioridad política es lógico, es uno de los grandes indicadores del bienestar, junto con la salud, la alimentación y la educación; pero hacer política significa implementar programas para que todos accedamos a tener una vivienda digna, a acoger a los "sin techo", a las personas que tienen serias dificultades, como los inmigrantes y desempleados, un gobierno que abogue por la solidaridad sostenible como solución a los graves problemas que se avecinan cuando miles de personas demandan un recurso que no existe y deban ser acogidos, pero esas soluciones nunca pueden pasar por la ilegalidad, ningún gobierno que se respete puede proponer, ni pensar siguiera, legislar al margen de la Constitución y la Ley. Vemos con horror la destrucción masiva de ciudades enteras, esa terrible aberración política que lleva al enfrentamiento de hermanos, tras la destrucción sigue la huida de miles de personas que abandonan sus hogares y marchan con lo puesto, pero esas propiedades, campos de labor, lugares de trabajo serán invadidas por los "otros", la propiedad privada ha sido abatida a cañonazos y tras las ruinas vendrán como buitres los amigos y colaboradores del régimen a reconstruir nuevas ciudades sobre las ruinas del estatus quo anterior. Los que emigran por persecuciones, guerras o catástrofes naturales casi nunca regresan. Las guerras mundiales del pasado siglo dejaron miles de europeos dispersos por el mundo y solo ahora, tardíamente, se ha reconocido el derecho de nacionalidad a sus descendientes.

Una vivienda digna es uno de los Derechos Humanos básicos, como lo es el respeto a la propiedad privada, uno de los fundamentos de una sociedad civilizada. ¿Por dónde deben pasar los programas de gobierno frente el problema de la vivienda? ¿Construir más a menor costo y calidad?, ¿reordenamiento urbano?, ¿rescate de viviendas infrahumanas: chabolas, pisos antiguos y en ruinas, adaptación de locales vacíos y naves en viviendas?, no importa la solución propuesta: reconstrucción, reforma, reclasificación, reubicación, transformación, traslado, fomento de la autoconstrucción, etc. Todas esas propuestas serán bienvenidas, pero ningún ciudadano puede permitir que se introduzcan medidas fuera de la legalidad como: ocupación, invasión, apropiación, porque así no vamos a entendernos. Empecemos por reconocer el derecho básico a la vivienda digna, sin transgresiones, con soluciones inteligentes y legales, construyendo entre todos una mejor sociedad, más justa y más digna, más solidarias, pero siempre dentro del marco constitucional y legal. El problema de los "okupas" sigue estando latente, hay que mirarlo como lo que es: un acto delictivo, al margen de la ley, y una violación del derecho a la propiedad privada, uno de los fundamentos de nuestra sociedad.

Como diría Carmen Ferreras en un artículo reciente, donde denunciaba varios casos de okupas: "La exaltación del fenómeno okupa está viviendo una época dorada en España. Craso error. No se puede aplaudir a un movimiento cuyos principios están basados en la violación de la propiedad privada, vendiendo el acto como un modelo idílico de solidaridad social. Es una forma errónea de entender y prostituir la palabra solidaridad", por ello queremos ver reflejadas propuestas claras en los programas políticos, para solucionar y sobre todo para prevenir dicho fenómeno. Carmen Ferreras relata varios casos en su magnífico artículo. Artículo que le he dado publicidad en varios países y sobre todo en Nueva York donde no creen lo que está pasando en España, pues si alguien ocupa una vivienda en Estados Unidos puede perder la vida (el propietario en legítima defensa de proteger su propiedad privada puede utilizar un arma). Comentaré que ya hay muchas personas mayores que no salen a la calle si no queda alguien en casa por el miedo a que le ocupen la vivienda. "Parece mentira pero así es, ejemplos y varios en Madrid distrito del Retiro". Se vive hoy con pánico de desprotección por parte del Estado y una Justicia lenta y cara que tenemos en España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

Agricultura subasta un antiguo silo ubicado en la carretera de la Estación

El valor de la tasación ha sido fijado en 866.806 euros aunque para la cuarta puja se rebaja hasta...

El Patronato de Turismo celebra mañana una visita guiada y gratuita a Toro

El Patronato de Turismo de la Diputación ha programado para mañana viernes una nueva...

Una veintena de personas participa en Pozoantiguo en un curso de cocina

Una veintena de personas participa en Pozoantiguo en un curso de cocina

Una veintena de personas participa desde el pasado martes en un curso de cocina que se imparte en...

Lección de vida

Lección de vida

La Asociación Española contra el Cáncer conmemora la Semana Internacional contra los tumores de...

La familia de Santi Conde agradece todas las muestras de cariño

La familia de Santi Conde agradece todas las muestras de cariño

El recortador recibe el alta médica y se recupera en Toro

La tradición conquista Toro

Más de cuarenta carros participan en la XIV edición del tradicional desfile

El Gobierno local de Morales desmiente al PP sobre el acta de su nueva concejala

La credencial no llegó el día 27 al Ayuntamiento y exige a los populares que se disculpen

Enlaces recomendados: Premios Cine