PRIMER CASO DE PEDERASTIA EN CASTILLA Y LEÓN CONDENADO POR LA SANTA SEDE

Pederastia en Castilla y León: Tábara, el pueblo de la "decepción"

El municipio zamorano, sobrecogido por el caso, lamenta el homenaje rendido al sacerdote: "Fue capaz de recibir nuestros aplausos cuando ya estaba apartado"

01.02.2017 | 11:01
Vecinos del municipio se resguardaban ayer de la lluvia en la iglesia de La Asunción a la salida de misa.

Ha pasado de ser "el cura bueno" de Tábara a ser "el cura de la vergüenza". El hombre "cercano" con el que tomaban café, el sacerdote que "nos dio la comunión, nos casaba y enterraba a nuestros muertos", el referente de la Iglesia en el pueblo durante casi tres décadas se convirtió ayer de la noche a la mañana en protagonista de un episodio "oscuro y desagradable que nos molesta que esté relacionado con el nombre de nuestro pueblo".

El municipio zamorano de Tábara amaneció ayer sobrecogido por el primer caso de pederastia en Castilla y León verificado por El Vaticano. Tras conocer los detalles, a todos los tabareses les viene el mismo episodio a la cabeza: el homenaje que el pueblo rindió al expárroco con motivo de su despedida. Elogios, una placa y alabanzas para un cura que, en aquel momento, ya había sido suspendido y apartado por cometer abusos sexuales cuando era profesor a finales de los años 80. Sin embargo, "fue capaz de volver al pueblo, recoger la placa y recibir nuestros aplausos... ¡por la puerta grande! Eso no se hace", lamentan los vecinos del municipio, convencidos de que "no tenía que haberlo recibido". De hecho, su marcha a partir de julio del pasado año supuso para todos "un ascenso eclesiástico" y, además, "nos prometió que vendría a menudo", explica uno de los vecinos que charló con él el día antes de su marcha. Nada más lejos de la realidad.



Con el periódico bajo el brazo y sin levantar cabeza de las líneas que explican los abusos a menores del expárroco de Tábara, los vecinos no dan crédito. "¿Cómo íbamos a imaginarnos algo así, tan grave y tan desagradable?", se preguntaban ayer en los bares los habitantes de la localidad entre cafés y vinos. Entre ellos, hablan también varios monaguillos que años atrás habían servido en misa al expárroco. Sin embargo, son honestos con la realidad y aseguran que "nunca notamos nada extraño, al contrario, nos trataba muy bien y era siempre educado", comentan, atónitos por lo que años atrás fue capaz de acometer con "críos como éramos nosotros". Otros, en cambio, encajan las piezas del puzzle y aseguran que "algo raro nos olíamos", aunque estos casos son aislados.

El propio alcalde de Tábara, José Ramos San Primitivo, reconocía ayer el desconcierto a la salida de la misa dominical: "Ha sido un palo muy fuerte, impensable y muy desagradable que nos ha sorprendido a todos", dijo, muy afectado por el escándalo verificado por El Vaticano. El dilatado recorrido del expárroco por el pueblo lleva al regidor a tener solo palabras de elogio para él: "Siempre ha sido con nosotros un hombre atento, cercano, amable, cordial... además, un gran dinamizador de la comarca y del centro de interpretación de Los Beatos", dijo. "Nunca en 26 años dio muestra alguna de todo esto que escondía detrás... ¿quién iba a pensar algo así?", lamenta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine