Fernando Miranda | Director general de Mercados y Producciones Agrarias del Magrama

Fernando Miranda: "A partir de enero se empezará a notar de manera evidente la subida de la leche"

"El vacuno debe mirarse un poquito en su hermano menor, el ovino, y tomar ejemplo; han sabido aprovechar la legislación nacional y comunitaria"

28.11.2015 | 01:26
Fernando Miranda, ayer en la jornada en Coreses.

El futuro de los productores agrarios pasa por la agrupación en grandes cooperativas, cuando más dimensionadas mejor. Así lo transmite Fernando Miranda, quien ayer participó en la jornada organizada por el Consorcio de Promoción del Ovino. En esta entrevista también defiende el acuerdo del vacuno de leche firmado a nivel nacional y dice que dará resultados "a medio plazo".

-¿Cómo valora el Consorcio de Promoción del Ovino y sus planes de futuro?

-Es un ejemplo de saber aprovechar lo que la legislación comunitaria y nacional ofrece a los ganaderos de agruparse en común y poder negociar la venta de su leche. Un ejemplo no solo para el sector ovino de leche sino para el vacuno de leche. Hay que darse cuenta de que son los líderes de la producción de leche de oveja en España y cuenta con todo el apoyo del Ministerio.

-¿Qué momento vive el sector ovino de leche en España?

-Ahora mismo atraviesa un momento bueno en el que las explotaciones son rentables, el precio de la leche es un precio remunerador que les permite vender bien su producto. Las exportaciones de queso con Denominación de Origen en el último año han aumentado en volumen un 29%, y un 19% en valor. Quiere decir es que un producto que se vende bien, se exporta bien y por tanto muy interesante. Los ganaderos del Consorcio han hecho uso de la legislación del paquete lácteo para agruparse y para vender en común su producto. Se han convencido de que lo mejor es estar juntos, pero no solamente porque la cooperativa les de servicio o asesoramiento, sino porque de rentabilidad a sus explotaciones.

-¿El modelo puede ser un espejo entonces para el vacuno de leche?

-Desde luego, el vacuno de leche debe mirarse un poquito en el hermano menor, que es el ovino de leche, y tomar ejemplo. No todo es trasladable automáticamente pero sí que hay ejemplo de cómo los ganaderos se han puesto de acuerdo y se están integrando en una sola cooperativa para comercializar su leche. Es un ejemplo muy bueno y vamos a intentar que en Castilla y León como en el resto de España donde hay falta de organización en el vacuno de leche tomen ejemplos como este.

-El problema en este caso ha sido la liberalización de las cuotas, que ha matado al sector.

-En todo esto hay muchas cosas en las que profundizar. Las cuotas se decidieron mantener en el año 2003 hasta 2015, es decir la decisión ya estaba tomada en el año 2003. Y la oportunidad de cambiar esa decisión fue en el año 2009 y no se cambió, por tanto aquel que había comprado cuota sabía perfectamente que se acababa en el año 2015. Se da por hecho que todo el mundo tuvo tiempo más que suficiente de amortizar la inversión que hizo. Y cuando hablamos de la liberalización del sector lácteo sin cuotas, el ovino de leche ha vivido sin cuotas toda la vida. Yo creo que los instrumentos legales hay que aprovecharlos y quizás en este caso el sector ovino lo ha hecho y el lácteo tiene que aprender. Porque también es cierto que la crisis láctea tampoco es uniforme en todo el territorio. Sobre todo se manifiesta con más intensidad en aquellas zonas donde menos organizado está el sector, fundamentalmente en Galicia y Cantabria. En Castilla y León un poquito en la zona de León, el resto de las zonas tienen la suerte de tener una industria quesera y láctea potente en el territorio. No quiere decir que no lo estén pasando mal pero no tanto como en aquellas zonas donde hay una falta evidente falta de organización sectorial.

-Pero tras el acuerdo lo que interesa es el precio, que no acaba de remontar.

-El precio ya en septiembre tuvo una ligera subida y por los indicadores que tenemos pensamos que en octubre va a seguir con esa senda. Pero hay que tener en cuenta que el acuerdo sectorial, para que manifieste toda su potencia necesitaremos un poquito de tiempo. Aunque creemos que hay cosas que se están empezando a notar. En la distribución hemos visto cómo en los lineales los precios bajos están desapareciendo y, esto es importante, los precios bajos que recibían los ganaderos también están desapareciendo. Es decir, aunque la media ha subido muy poquito, si uno ve la distribución de la media los precios bajos están desapareciendo. Y eso antes del acuerdo no lo teníamos. Con lo cual el acuerdo nos ha permitido detener la tendencia de descenso de los precios,

-¿Cuándo va a apreciar la intensidad del acuerdo?

-Cuando ya seamos capaces de que todo lo que hemos escrito se empiece realmente a cumplir en todos sus extremos. Hay cosas que ya se están haciendo, ya hemos visto gestos tanto por distribución como por industria, pero eso lo vamos a ver todavía con más intensidad en el transcurso del corto plazo.

-¿Cuánto de corto plazo?

-En el mientras tanto, ahí quiero ir, hemos puesto unas ayudas de liquidez para los ganaderos porque sabíamos que estas cosas tardaban en entrar en funcionamiento. Que son 45 millones de euros, a financiar entre la Unión Europea y el Estado, y con eso queremos que los ganaderos puedan aliviar su situación hasta en tanto el acuerdo empieza a llegarles el acuerdo.

-¿Pero, insisto, de qué plazo hablamos para que la leche empiece a subir para el ganadero?

-Es difícil, hay que tener en cuenta que el sector lácteo es un sector globalizado. El precio en España no depende de nosotros depende de las cotizaciones de las materias primas en los mercados mundiales. A finales de diciembre emitimos el primer informe de seguimiento del acuerdo del sector, con lo cual estamos viendo que se están moviendo muy deprisa distribución e industria para componer las cadenas de valor y hacer que eso se traslade la ganadero. Creemos que a partir de enero se empezará a notar ya de una manera más evidente. Pero también es cierto que el acuerdo no es algo que surte efectos ya para siempre, es una filosofía de trabajo entre la distribución, la industria y los ganaderos.

-Habrá que estar muy vigilantes...

-Deberemos seguir trabajando en él, no para el año que viene sino en lo sucesivo. Sobre todo porque por primera vez hemos logrado que la distribución se siente con el resto de la cadena de valor de la leche y le podamos contar que la leche no se compra igual que los tornillos. Cuando uno está comprando leche la tiene que comprar a largo plazo para que aguas debajo de la cadena se puedan planificar todos y el ganadero pueda tener cierta estabilidad temporal. Eso no quiere decir que dentro de equis meses podamos tener otra crisis mundial porque esto no es una varita mágica; eso ya no depende de nosotros pero sí que habremos puesto las bases para que el ganadero esté protegido.

-¿Qué efectos puede tener el contrato tipo que prepara la interprofesional láctea?

-Nosotros les hemos dicho que se pongan de acuerdo en hacer un contrato tipo porque ahora al ganadero cada comprador de leche le viene con un contrato distinto. Queremos que todos los contratos sean muy parecidos en la composición, en la tipología y que se vea más transparencia. No quiere decir que todos los precios vayan a ser igual pero con este modelo el ganadero se va a sentir más protegido. El contrato lo están discutiendo entre las industrias y los ganaderos, y cuando lleguen al acuerdo el Ministerio lo homologará y dará carta de ley.

-Y apostando como dice por el modelo del ovino. Reagruparse, unirse, ser fuerte...

-Pongo una comparación. Irlanda produce un poquito menos de leche que España y toda la leche irlandesa se vende en dos cooperativas. Ya está. Cuántas hay en Castilla y León ¿quince, veinte? Eso da idea de quién está en el mundo y quién no. Irlanda está aumentando su producción en un diez por ciento, nosotros también, pero lógicamente nosotros no tenemos cooperativas del tamaño de las irlandesas. La primera cooperativa española en el ranking europeo del sector lácteo es Central Lechera Asturiana que está la número 25. Tenemos un problema de atomización del sector productor a nivel cooperativas. Pero ¡ojo!, las cooperativas irlandesas tienen una base industrial, es decir, transforman y venden su producto en el mundo, con lo cual no son cooperativas de ganaderos que juntan su leche y la venden en una cisterna sino que la transforman y la venden en una gama de productos suficientemente amplia para rentabilizar su actividad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine