Nueva exposición en Zamora: Pintura sin condicionantes

El creador David San Francisco reúne obras de cinco años en la sala de exposiciones de la antigua Casa de la Cultura

Un hombre contempla una de las obras de David San Francisco. | Alba Prieto

Un hombre contempla una de las obras de David San Francisco. | Alba Prieto / Natalia Sánchez

Natalia Sánchez

Natalia Sánchez

La ausencia de un contenido narrativo impuesto de antemano por el artista define la muestra "La imagen vaciada planteada por el artista David San Francisco en la sala de exposiciones de la Biblioteca Pública de Zamora.

El creador abstracto comparte, en su primera exposición en su ciudad natal, más de una docena de piezas pertenecientes a la colección I-T (f), algunas de gran formato, realizadas por el zamorano en los últimos seis años dentro de las investigaciones que han alumbrado su tesis doctoral.

Las obras, dispuesta de manera muy estudiada dentro del amplio espacio expositivo, están articuladas siguiendo la proporción áurea.

Público en la muestra de la Biblioteca Pública de Zamora

Público en la muestra de la Biblioteca Pública de Zamora / Alba Prieto

"Es una secuencia donde puedes partir de algo muy sencillo y complicarlo todo lo que quieras y como es una composición que ves en la naturaleza, se establece una cercanía con el espectador sin necesidad de hablar de un modelo compositivo", describe el artista.

Dos generaciones observan uno de los cuadros de gran tamaño expuestos. | Alba Prieto

Dos generaciones observan uno de los cuadros de gran tamaño expuestos. | Alba Prieto / Natalia Sánchez

El artista zamorano propone un recorrido de entrada y de salida de la obra "a través de las franjas metálicas que llevan hacia los márgenes", indica para añadir que "las líneas metálicas actúan como carreteras para la mirada que permitan establecer esa mirada hacia el fuera de campo y se combinan con planos grises, más sólidos donde hay diferentes aguadas, que permiten el regreso desde fuera del cuadro".

Cada cuadro conlleva cuatro meses de trabajo, entre bocetos y trabajos en ordenador y preliminares físicos, algunos de ellos exhibidos en la Biblioteca, y cada imagen final la integran "entre ocho y diez capas".

Un hombre analiza la obra de San Francisco

Un hombre analiza la obra de San Francisco / Alba Prieto

En esta gestación, el doctor en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid emplea desde pintura acrílica, como base sobre la que empieza de trabajar. A esta "masa madre" añade distintos pigmentos "en función de lo que quiera conseguir y empiezo a hacer arrastres con una espátula porque en esta primera fase el pigmento está en suspensión lo que hace que estas partículas rompan y genera los grafismos que hay en cada obra", comenta el autor que también recurre a múltiples resinas.

David San Francisco, a la izquierda, con su padre el pintor Luis San Francisco

David San Francisco, a la izquierda, con su padre el pintor Luis San Francisco / Alba Prieto

Las franjas grises, pintadas al óleo, asentadas sobre fondos desgastados, se suman a la plata y el cobre, que otorga luminosidad, y que guían al espectador por cada pieza, "resultado de la suma del estudio de materiales y de composiciones" y complementada por quien la contempla con sus circunstancias de ese momento.

"La imagen vaciada", que podrá descubrirse hasta el mes de enero, contará con visitas en las que el autor acercará a su hacer creativo al público. La primera de ellas tendrá lugar el próximo día 2 de diciembre a las 12.00 horas.