La muerte de dos toneladas de peces en Villaralbo podría ser por la ola de calor

La CHD apunta a "a factores hidrológicos y ambientales" como causa del desastre y anuncia una mejoría del estado de las aguas en el tramo

Un hombre en el embarcadero de Villaralbo, donde las aguas aparecen ya limpias. | Jose Luis Fernández |  JOSE LUIS  FERNÁNDEZ

Un hombre en el embarcadero de Villaralbo, donde las aguas aparecen ya limpias. | Jose Luis Fernández | JOSE LUIS FERNÁNDEZ / Susana Arizaga

Los análisis de las aguas del río Duero a su paso por Villaralbo no son concluyentes sobre la existencia de un vertido ilegal al cauce que explique la muerte de las más de dos toneladas de peces de distintas especies, retirados por la empresa Tragsa, según ha informado la Confederación Hidrográfrica del Duero (CHD). El examen de las muestras de agua tomadas el 22 de agosto por los técnicos del organismo estatal "no permiten establecer inequívocamente una única causa de la mortandad", ha apuntado.

Los últimos análisis efectuados en muestras recogidas hace seis días indican "una mejoría" en el estado de las aguas, lo que no implica que no continúen apareciendo durante unos días ejemplares muertos. Se trataría, aclara el organismo estatal, de "los que presuntamente han quedado más debilitados tras la situación de estrés generalizado a la que han estado sometidos".

En cuanto a las hipótesis que se barajan sobre las causas, "la más probable" para la Confederación "es la concurrencia de varios factores hidrológicos y ambientales como desencadenantes" del desastre ecológico. Entre ellos, la temperatura que alcanzaron las aguas del Duero, más de 31 grados centígrados, lo que coincidió con el inicio de la ola de calor en la tercera semana del mes de agosto, fechas en las que se detecta el inicio de la mortandad de la fauna en las inmediaciones de la presa Nuestra Señora de las Mercedes del municipio situado a 8 kilómetros de la capital de Zamora.

Presa Nuestra Señora de las Mercedes de Villaralbo, donde aparecieron peces muertos. |

Presa Nuestra Señora de las Mercedes de Villaralbo, donde aparecieron peces muertos. | / Susana Arizaga

La CHD ha declarado que "no existen precedentes en el río Duero" de tal incremento de grados en el cauce del río. Esta circunstancia añadida a "la intensa actividad algal" en la zona en la que han aparecido los peces muertos, fue lo que provocó "una elevación del pH del agua hasta valores que se encuentran en el umbral de tolerancia para la vida piscícola", es decir, valor 9 e, incluso, por encima del mismo. Es preciso tener en cuenta que el valor medio en ambientes naturales en agua dulce, en ríos, debe oscilar entre un 6,5 y un 8,5 para que la mayoría de los organismos estén protegidos.

Subida del pH

El bajo caudal del río y la intensa iluminación favorecen el desarrollo del fitoplancton, de algas, que "provoca la subida del pH y amplias oscilaciones en la concentración de oxígeno disuelto. Este conjunto de factores y situaciones podría haber sometido a los peces a un elevado grado de estrés, debilitándolos y provocando la mortandad de los más débiles de forma progresiva".

Los muestreos recogidos el miércoles, 30 de agosto, en ese tramo evidencian "una mejoría del estado de las aguas" porque la temperatura en el caudal ha descendido a 22,3 grados centígrados, al igual que el pH, que está en un valor de 8,57, casi normalizado.

Desde el 23 de agosto se ha incrementado el caudal del Duero, al bajar la actividad del canal Toro-Zamora, "esto, junto con la bajada generalizada de las temperaturas, debería contribuir a una mejora progresiva de la calidad del agua embalsada en este tramo", según la CHD.

Sin vertidos directos, pero con restos de actividad humana

Aunque la Confederación Hidrográfica del Duero insiste en que el análisis de las muestras de aguas abajo del río Duero de la presa de Villaralbo "no presentan valores significativamente distintos de los que se registran aguas arriba", sí admite que "existe un tramo de agua casi estancada, muy eutrofizada". Un término científico que hace referencia a restos de actividad humana en las aguas, lo que implicaría que podría haber algún vertido ilegal directo al río, posibilidad que descarta el organismo que gestiona la cuenca del Duero.

En ese tramo, aguas abajo de Villaralbo, confluyen "dos arroyos que sí reciben vertidos". La CHD concreta que en ese parte del río hay "una elevada biomasa piscícola cuyo metabolismo va a su vez degradando cada vez más la calidad del agua".

Pero la conclusión no puede ser la afirmación rotunda de que se está vertiendo materia contaminante al Duero, a juicio de la CHD, puesto que "el efecto de estos vertidos" a los arroyos "no explica por sí mismo esta situación", es decir, que las aguas no sean aptas para la vida de la fauna y la flora.

De cualquier modo, los técnicos "han llevado a cabo inspecciones y toma de muestras de todos estos vertidos", una práctica que continuará durante las próximas semanas.

Los vecinos de Villaralbo continúan detectado la presencia de peces muertos en el cauce del Duero y el mal olor en la zona persistía este fin de semana.

[object Object]

A las elevadas temperaturas del agua del Duero en los últimos días de agosto, hay que sumar la "casi nula renovación del agua debido al bajo caudal del río y a la falta de precipitaciones de los últimos meses" para contextualizar la elevada mortandad de peces.

La CHD insiste en que "no se han encontrado evidencias" de que se hayan producido por vertidos de aguas residuales, "si bien tampoco se puede descartar totalmente que hayan podido contribuir en alguna medida al deterioro de la calidad del agua".

La Confederación ha remitido toda la información sobre sus análisis del agua del Duero a la Junta de Castilla y León para que el personal de Medio Ambiente, "más especializado en cuestiones relativas a la fauna acuática", conozca los pormenores de los informes. La delegada de la Junta en Zamora, Leticia García, confía en tener los análisis del Laboratorio Central Nacional de Algete, a más tardar, la próxima semana, cuyas conclusiones serán determinantes para llegar a conocer si han existido o no vertidos antes de este incidente.