La odisea de los sospechosos COVID en Zamora

Los zamoranos con síntomas en esta quinta ola denuncian que conseguir un diagnóstico en fin de semana es “misión imposible”

Ciudadanos guardan cola en las urgencias del centro de salud de Santa Elena.

Ciudadanos guardan cola en las urgencias del centro de salud de Santa Elena. / Jose Luis Fernández

Luis Garrido

Luis Garrido

Conseguir un diagnóstico de coronavirus en fin de semana es misión imposible. Esa, al menos, es la sensación que tienen los zamoranos con síntomas en esta ya denominada quinta ola y que son incapaces de confirmar si pueden ser o no personas contagiadas por COVID. El protocolo diseñado por la Junta de Castilla y León hace aguas en sábados y domingos. Y el que se considera caso sospechoso, por sus síntomas, da vueltas a un círculo vicioso de llamadas sin nadie al otro lado, puertas cerradas en su centro de salud e información insuficiente a través de Internet. En un momento crítico para la provincia de Zamora, con una escalada de la enfermedad sin precedentes, decenas de personas se ven abocadas a tomar decisiones clave sin tener los conocimientos suficientes para poder hacerlo.

“Es un callejón sin salida”. Así resume un ciudadano adscrito al centro de salud de Santa Elena la situación que está viviendo a lo largo del presente fin de semana para tratar de cerciorarse de ser positivo en coronavirus. Tras más de veinticuatro horas de síntomas compatibles con la enfermedad, tales como fiebre y tos, en la mañana de ayer decidió comenzar a dar todos los pasos recomendados para obtener un diagnóstico positivo o negativo en COVID. El primero de ellos fue el de practicarse el test de autoevaluación de la página web de Sacyl. Un breve cuestionario que se saldó con un mensaje cristalino: “Llama a tu centro de salud y selecciona la opción 0”.

Dicho y hecho. Llamada a Santa Elena, número cero y nada. “Tras varios minutos de espera, llegando incluso a terminarse la música, fue completamente imposible que me atendiera ninguna persona y tan solo una máquina me dijo que en ese momento no podían atenderme y que lo intentara de nuevo más tarde”, expone este ciudadano. Ante tal situación, decidió continuar con la recomendación de Sacyl tras esa autoevaluación: “Si no consigues contactar con tu centro de salud, llama al 900 222 000”. Ese es el teléfono COVID de la Junta de Castilla y León, pero allí tampoco había nadie. “Lo he intentado varias veces y nadie me ha cogido el teléfono”, detalla.

Después de una serie de llamadas desesperadas a los mismos números de teléfono, finalmente una persona sí apareció al otro lado. Aunque, tras exponer la situación, el resultado no fue el deseado. “Esto es urgencias, aquí no podemos ayudarte. Lo que tienes que hacer es llamar al 900 222 000, porque en el centro de salud no te va a atender nadie en fin de semana”, le dijeron desde la otra línea. Y vuelta a comenzar.

El relato que antecede ha sido denunciado a este diario, punto por punto, por diferentes ciudadanos –en su mayoría jóvenes– que en la jornada de ayer intentaron sin éxito transmitir a las autoridades que se encontraban en una situación compatible con ser positivos en coronavirus. Una problemática que es difícil de entender en un momento crítico para la provincia de Zamora, que experimenta la peor escalada de contagios desde el pasado verano.

Igualmente, contrasta esta situación con la que se está viviendo en territorios del entorno, como es el caso de la provincia de León. Allí, durante el presente fin de semana se ha citado para un cribado masivo a todos los jóvenes de 16 a 25 años en busca de asintomáticos. Frente a eso, en Zamora se ha apostado por analizar la situación antes de tomar cualquier tipo de medida, por lo que de momento solo afloran los que muestran síntomas, aunque en fin de semana no consigan diagnóstico alguno.

El escenario no resulta nada halagüeño para los sospechosos de COVID, que tendrán que esperar a este próximo lunes para poder salir de alguna duda.

La Junta deja de actualizar los contagios en sábados y domingos

La Junta de Castilla y León no aportará nuevos datos de contagios e incidencia del coronavirus en Zamora hasta mañana lunes. Así lo confirma el portal de datos abiertos del COVID de la administración regional, que señala que, “desde el 2 de julio de 2021, la información de casos confirmados comunicados a la Red de Vigilancia Epidemiológica se actualiza los días laborables”. Esto quiere decir que, en mitad de esta quinta ola que afecta de manera inusitada a la provincia, nadie sabrá durante dos días cómo evoluciona la transmisión de la enfermedad.

Con los últimos datos del pasado viernes, la única certeza es que no se conocía un pico de contagios tan abultado –189 en un solo día– desde el pasado mes de enero. De hecho, en solo veinticuatro horas, los positivos se multiplicaron por dos, lo que habla a las claras de la gravedad de la situación a la que se enfrenta este territorio. Una situación que ha cogido completamente a contrapié a la Consejería de Sanidad dirigida por Verónica Casado.

TODA LA INFORMACIÓN SOBRE EL CORONAVIRUS EN ZAMORA