Kiosko

La Opinión de Zamora

El Procurador del Común da la razón a Guarido y no ve acoso laboral al interventor de Zamora

La institución archiva la queja del alto funcionario del Ayuntamiento capitalino por entender que no se vulnera la integridad física y moral de López Parada

El interventor del Ayuntamiento en un pleno municipal. Emilio Fraile

El interventor del Ayuntamiento de Zamora, Javier López Parada, sufre un nuevo revés en su pretensión de que se le reconozca como un funcionario acosado laboralmente por el alcalde de Zamora, Francisco Guarido, esta vez por resolución del Procurador del Común de Castilla y León, que archiva la reclamación.

Los juristas del organismo autonómico reducen a “discrepancias” entre el punto de vista del alto funcionario en la organización del trabajo del servicio de Intervención del Ayuntamiento de la capital con el del alcalde y presidente de la Corporación municipal, como único competente en la materia según la Ley.

El Procurador advierte “un tenso y mal clima laboral” en ese sentido, que “no suponen la existencia de una situación de acoso”, concreta la resolución. Tampoco la vulneración de derechos fundamentales del funcionario a la “integridad física y moral” recogidos en la Constitución, como ya alegó en su demanda ante el Juzgado Contencioso de Zamora, que descartó la existencia de tales delitos y absolvió al alcalde. Una sentencia que López Parada recurrió ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León y que esté ratificó en mayo de este 2022. Sobre ambas resoluciones judiciales se asienta el Procurador del Común para rechazar las pretensiones del empleado público.

Los juristas del organismo autonómico descartan que Guarido haya puesto en marcha, junto con la viceinterventora y el secretario, ninguna estrategia para dañar la salud del funcionario, como apunta en su queja al aludir a las bajas médicas que ha tenido en los últimos años, argumento que tampoco le sirvió ante el TSJ.

El Procurador recuerda que las dos sentencias judiciales están por encima de sus competencias, por lo que descarta un acoso laboral por parte del mandatario municipal que se traduzca en “limitación” de las funciones del interventor e “impedimentos” para que desarrolle sus responsabilidades dentro del servicio municipal tras la división de áreas acordada por Guarido.

Nueve denuncias perdidas

En siete años de mandato de IU en el Ayuntamiento, Parada ha interpuesto 12 denuncias en los juzgados y otras siete ante el Tribunal de Cuentas, la última con por el proyecto del Mercado de Abastos, aún sin resolver, por carecer los titulares de los puestos de concesiones vigentes desde 2003, “cuando él tenía plenas funciones como interventor” y, por tanto, “tiene responsabilidad en esa situación”, indican fuentes municipales.

El acuerdo para resolver el saneamiento de Roales también llegó al Tribunal de Cuentas por una denuncia de Parada, si bien se archivó. Respecto de las que han investigado los jueces de Zamora, cuatro han terminado con sentencias favorables al Ayuntamiento. Al Juzgado Contencioso ha acudido por el presunto acoso laboral descartado ya para denunciar a Guarido, al secretario y a la viceinterventora; por la concesión de las vacaciones o por el reparto de funciones entre la viceinterventora y él. En todas ellas ha perdido.

Otras dos denuncias han sido de carácter penal, una de ellas contra el concejal de Turismo, Christoph Strieder, por la instalación de dos váteres en el mercadillo de los martes que se celebra en la capital; la otra, contra el alcalde, contra el concejal de Hacienda y Contratación y contra y el secretario general del Ayuntamiento porque Parada no fue convocado a una mesa de contratación. Las dos fueron archivadas por los juzgados de Zamora. El Ministerio de Hacienda y Función Pública, la Intervención General del Estado y el Consejo de Cuentas de Castilla y León han sido otros organismos a los que ha acudido Parada, actitud que solo perjudica a la institución y a la ciudad, declaran fuentes municipales.

Guarido defiende la pulcritud y la rectitud de la viceinterventora y del secretario en el desarrollo de sus funciones e insiste en que “los presuntos acosadores somos los acosados" en referencia también los dos funcionarios y a él mimo. "Así no se puede continuar” porque este funcionario “interfiere en el desarrollo normal de la gestión del Ayuntamiento”. Y es que obliga a recabar informes y expedientes para argumentar la defensa de los dos altos funcionarios y del alcalde en todas esas instancias a las que recurre de forma sistemática.

TODA LA INFORMACIÓN SOBRE LITIGIOS DEL INTERVENTOR

Compartir el artículo

stats